Excerpt for Biografías Militares: O, historia militar del país en medio siglo (1874) by , available in its entirety at Smashwords







Biografías militares: o, Historia militar del país en medio siglo

(1874)

José María Baraya











Biografías Militares: O, historia militar del país en medio siglo (1874)

© José María Baraya

Colección Historia Militar de Colombia N° 1

Primera Edición

Diagramación y diseño

Ediciones LAVP

© www.luisvillamarin.com

Tel 9082426010

New York USA
ISBN 9781370769513





Todos los derechos reservados. Sin previa autorización escrita firmada por el editor, ninguna persona natural o jurídica, ni institución podrá reproducir esta obra por ningún medio comercial de difusión física, electrónica, de audio, de video o fotoquímica. Hecho el depósito legal.

INDICE

Introducción

Prólogo

General Antonio Nariño

General Antonio Baraya

General José María Cabal

General Joaquín Ricaurte

Coronel Atanasio Girardot

Coronel Luciano D’Elhuyar

Capitán Antonio Ricaurte

General Francisco de Paula Santander

Coronel Manuel González

General Francisco de Paula Vélez

General Hermógenes Maza

General José María Ortega

General José María Córdova

General José Prudencio Padilla

General José Ucrós

General José Fábrega

General Juan Salvador Narváez

Coronel José Montes

General Pedro Fortoul

General Antonio Morales Galavis

General Domingo Caicedo

Coronel José Concha

Comandante José Manuel Calle

Comandante Antonio Cárdenas

Comandante Ildefonso Figueroa

Sargento Mayor Antonio Herrera

Comandante Benedicto Triana

General Juan José Neira

Coronel José María Briceño

Coronel José María Cancino

Coronel Aniceto Canales

Coronel Pedro Carrasquilla

Coronel Joaquín Garcés

Coronel Gabino Gutiérrez

Coronel Salvador Córdova

Coronel Nicolás Madiedo

Coronel Felipe Mauricio Martin

Coronel José Antonio Muñoz

Coronel Antonio Nariño (hijo)

Coronel José María Tello

Coronel Vicente Vanegas

Coronel José María Vezga

General José Acevedo

General Ramón Acevedo

General Juan Arciniegas

General Valerio F. Barriga

General Joaquín Barriga

General José María Buitrago

General Emigdio Briceño

General Pablo Durán

General Ramón Espina

General Manuel María Franco

General José Gaitán

General Tomás Herrera

General Vicente González

General Pedro Alcántara Herrán

General Laureano López

General José Hilario López

General José María Mantilla

General Policarpo Martínez

General Rafael Mendoza

General Camilo Mendoza

General Pedro Murgueitio

General José María Obando

General Joaquín París

General Camilo Peña

General Juan Antonio Gutiérrez de Piñeres

General Rudesindo Rivero

General Juan José Reyes Patria

General Francisco Urdaneta

General Enrique Weir

Epílogo



Introducción

Decreto

Que concede un auxilio del Tesoro del Estado para la publicación por la imprenta de un trabajo histórico.

La Asamblea Legislativa del Estado de Cundinamarca

Decreta:

Art. 1° La Asamblea legislativa tributa un voto de aprecio al señor José María Baraya por la laboriosidad y patriotismo con que se ha consagrado a la redacción de una obra titulada: "Biografías militares;" y dispone que su publicación por la imprenta sea auxiliada suscribiéndose el Estado por trescientos ejemplares que se pagaran de sus fondos comunes.

Parágrafo. El importe total de las suscripciones de que habla este artículo, se pagará por cuartas partes anticipadas, a proporción que el editor de la obra consigne en la gobernación del Estado los pliegos impresos de aquella publicación, en la misma proporción en que se hacen los pagos.

Art. 2° Recibidos que sean los ejemplares correspondientes a estas suscriciones, el poder ejecutivo los distribuirá como premio, entre los alumnos de los colegios y escuelas del Estado que se distingan por sus adelantos y buen manejo.


Dado en Bogotá, a 14 de enero de 1874.

El Presidente, José F. Acevedo.

El Secretario, Andres J. Daza.

Bogotá 14 de enero de 1874.

Publíquese y ejecútese.

El Gobernador del Estado,

Eustorgio Salgar

El secretario general,

Clímaco Iriarte


El anterior decreto fue motivado por la solicitud a que se le alude en los informes que siguen:

Señores Diputados.

Cumplo gustoso el encargo que he recibido de preparar vuestra opinión para el despacho de la solicitud que nos hace el señor José María Baraya, pidiendo el apoyo de Cundinamarca para terminar la publicación por la imprenta de una obra suya titulada "Biografías militares."

De poco esfuerzo se necesita para comprender el mérito y aun la utilidad del trabajo acometido por el señor Baraya. En un país como el nuestro, cuya historia peculiar vive lánguidamente en la memoria de los viejos servidores, o se pierde sin suceso de las tradiciones populares, a veces deficientes o exageradas, pero siempre inexactas, la compilación verídica y ordenada de las biografías de los batalladores de nuestra independencia y de los que ganaron nuestra libertad, es, si no la historia, la base elemental de ella. Nacidos en la tormenta de la guerra, nuestra historia primitiva está en los campamentos: la vida y portentos de nuestros capitanes son, nuestro portento y nuestra vida: en sus hechos están nuestros hechos, y las "Biografías militares” tienen forzosamente que ser la biografía de la historia.

Anualmente en el glorioso natalicio de la patria, vemos el empeño de todos por congregarnos y apiñarnos en las plazas que sirvieron de teatro a la sangrienta hecatombe de nuestros próceres, para recalentar al fuego de nuestro entusiasta reconocimiento la santa memoria de los padres de la patria.

Allí escuchamos con vanidad y ahínco a los tribunos populares que nos cuentan a breves pinceladas los prodigios de aquella inmensa lucha; y como si toda nuestra vida histórica estuviera concentrada en aquella terribilísima batalla, sentirnos llena nuestra ambición patriótica oyendo hablar de Nariño y de Ricaurte, de Baraya y Girardot, de Cabal y de D´Eluyar, de Santander y de Padilla, de Córdova y de Vélez, como de los terribles vengadores de esa gloriosa sangre que no se seca nunca, vertida en los atares de la patria por Camilo Torres, Torices, Acevedo, Benítez, García Rovira y Dávila.

Eso mismo podremos hacer, no año por año, sino día por dia; no a breves pinceladas, sino con extensos bocetos, fomentando y poniendo en manos de nuestro pueblo las "Biografías militares” en que el señor Baraya nos cuenta por extenso la vida y milagros de nuestros heroicos caudillos militares. Así enseñamos a nuestros hijos los gastos de nuestra existencia, y nosotros mismos aprenderemos quizá a estimar en todo lo que valen los ingentes sacrificios hechos para comprar un puesto a nuestro país entre los pueblos libres de la tierra.

Así conoceremos los bienes hechos, las faltas cometidas, para que, como lecciones de la historia, imitemos y evitemos. Así distinguiremos los servidores activos de la patria, de tantos otros patricios falsificados; y fijaremos en la conciencia de todos, los verdaderos nombres de los que hicieron nuestra independencia y aseguraron nuestra libertad. En esas "Biografías" no encontraremos el criterio de la historia, no siempre justo y fiel, pero de seguro hallaremos la inexorable verdad de los hechos, alma y vida de la historia.

La obra escrita por el señor Baraya comprende más de sesenta biografías en las que se encuentran las de nuestros principales caudillos militares en la magna guerra de nuestra emancipación política. Es una obra netamente granadina; y a pesar de que este ha sido el pensamiento de su autor, vuestra comisión no puede disimular el pesar que le ha causado no encontrar al frente de ellas la del Libertador Simón Bolívar, padre y fundador de cinco naciones, y cuyas hazañas inmortales le dan perfecto derecho para que nacionalicemos su nombre y le tributemos honra y agradecimiento. Bolívar nació en Caracas, pero su vida y su gloria nos pertenecen a todos.

Para elaborar este informe, vuestra comisión ha tenido a la vista una parte de la obra del señor Baraya. En posesión de abundantes datos históricos y con la buena voluntad de hacer un trabajo útil, las Biografías militares descubren realmente imparcialidad y rigurosa precisión histórica; claridad y método para hacer fácil su estudio; sin que podamos echar de menos la gala del estilo, que tan poderosamente contribuye a enaltecer el relato y a hacer grata y amena la lectura.

El señor Baraya nos dice que por falta de fondos ha tenido que suspender la publicación de su obra; y ocurre a nosotros en solicitud de un auxilio para proseguirla y terminarla. Dos caminos nos indica para obtenerlo: la suscripción o el empréstito. Vuestra comisión no ha vacilado en acoger el primero como el que responde mejor al mérito de la obra y al decoro del Estado. Doloroso seria que estas preciosas memorias quedasen confundidas u olvidadas por falta de nuestra cooperación oficial; y a pesar de que vuestra comisión ha tenido presente la estoica severidad con que nos cumple disponer de los caudales del Estado, no vacila en proponeros que destinéis una pequeña parte de ellos en homenaje a los que murieron por hacernos libres, y como un estímulo al inteligente señor Baraya, cuya labor bien merece tan pequeña protección.

En consecuencia tiene el honor de someter a vuestra consideración el siguiente adjunto proyecto de "Decreto que concede un auxilio del Tesoro del Estado, para la publicación por la imprenta de un trabajo histórico."

Bogotá, enero 2 de 1874.

Señores Diputados.

Lázaro María Pérez.

Ciudadanos Diputados.

La comisión encargada de informar sobre el proyecto de ley "que concede de un auxilio del Tesoro del Estado para la publicación por la imprenta de un trabajo histórico” cree que nada puede agregar a la luminosa y completa exposición hecha por la comisión a quien pasó el memorial dirigido a la Asamblea por el autor de las "Biografías militares” En dicha exposición está probado: 1° la importancia y oportunidad de la obra; 2.° la conveniencia de que ella se popularice en todas las clases de la sociedad; 3.° lo justo que es que el Estado tienda una mano protectora al que venciendo multitud de inconvenientes y consagrando muchísimos desvelos ha rescatado del olvido tantas glorias de la patria; y 4.º que el Estado en fin de cuentas no hace sacrificio alguno pecuniario, puesto que recibe en retorno del auxilio que concede, un número considerable de ejemplares de esta obra, que podrá servir de texto en las escuelas o como premio para los alumnos distinguidos de ellas. Por tanto la comisión os propone:

Dése segundo debate al proyecto de ley "que concede un auxilio del Tesoro del Estado para la publicación por la imprenta de un trabajo histórico."

Ciudadanos Diputados.

Felipe F. Paúl.

El ilustrado senador señor Agustín Núñez, descendiente de uno de los próceres de Cartagena, el señor Manuel María Núñez, propuso en las pasadas sesiones del congreso, y el senado aprobó el siguiente crédito en el presupuesto para el próximo a económico:

"Para que el gobierno tome trescientas suscriciones a la obra que se está imprimiendo, titulada: "Biografías militares” siendo obligatorio su estudio a los jefes y oficiales de la guardia colombiana hasta........$906.

Esto era ya por parte del Congreso un verdadero estímulo para trabajos de ese género, que sí son de interés nacional. La asamblea de Cundinamarca mereció justos encomios de la prensa por el decreto que encabeza esta introducción, y a los mismos se habría hecho acreedor el congreso nacional; pero una mayoría de la cámara de diputados juzgó en su omnisciencia que debía negar el crédito, y lo negó sin discusión.

El autor de la obra debe manifestar: que así como se creyó honrado con el patriótico decreto de la asamblea de Cundinamarca y con el respetable y espontáneo voto del senado de plenipotenciarios, ninguna mortificación ha sufrido con la negativa de la mayoría de la cámara de representantes; y esto, por más de un motivo que no hay para qué enunciar.

El senado por unanimidad insistió en el crédito; insistencia con que nos creemos honrados: la mayaría de representantes persistió en su negativa; persistencia que en cierto modo nos satisface. Para el autor vale tanto que la obra tenga por suscritor o comprador al gobierno, como que tenga al gran número de particulares que la solicitan.


Prólogo

Dedicatoria

Cuando por vez primera anuncié la publicación de esta obra, decía:

"Yo he querido y quiero levantar un monumento de gloria a la memoria de aquellos de nuestros hombres que tuvieron la suerte de figurar en esa gran epopeya que se llama la guerra de la independencia, y que militaron a las órdenes de Bolívar y Sucre, de Nariño y Baraya, de Páez y Soublette, de Cabal y Córdova, de Santander y Anzoátegui, y de otros ilustres capitanes de esa época gloriosa."

No sé si habré logrado mi objeto, más si el monumento se hallare en la obra, no se deberá a mí únicamente sino a los historiadores y biógrafos que me han ofrecido la mayor parte de los elementos que lo constituyen, sucediendo en esto lo que al arquitecto que levanta un plano y construye un edificio de sencilla apariencia con los magníficos materiales que él mismo y otros han acopiado.

Forzoso es decirlo. Los hechos, los solos hechos de cualquiera de los personajes de la obra, merecían para ser dignamente descritos y bien apreciados, la pluma de oro de Homero o de Virgilio, de Tácito o de Plutarco, de Salustio o Tito Livio. Qué habré podido yo, destituido de ciencia, sin conocimientos y sin ingenio?

Pero el poema no está en la brillantez del estilo o en las galas de la dicción, así como la poesía, la verdadera poesía, en todos sus géneros, no consiste en la simple versificación o en la aplicación de la métrica. La grandiosidad de los hechos, la sublimidad de los sentimientos y de las pasiones, la belleza y elevación de la ideas son en sí mismas el poema o la poesía, sea cual fuere la forma del asunto o el estilo de la exposición.

La verdad ante todo; la verdad expuesta con sencillez, al alcance de todas las inteligencias, es o debe ser la prime condición de los trabajos históricos, y esa condición se hallará en la obra.

¿Qué hay por cierto de más sublime en el poema de la humanidad que el sacrificio de Ricaurte en San Mateo, que el de Mercedes Cabrejo decapitada en Cúcuta por los soldados de Lizon, o pie el de Antonia Santos y Policarpa Salavarrieta ennobleciendo y santificando el cadalso con su gloriosa muerte por la libertad de la patria?

¿Qué de más heroico que la muerte de Girardot triunfante en 1813 sobre la cumbre del Bárbula; que el paso del Juanambú por Nariño y Cabal en 1814; que el sitio de Valencia sostenido por Escalona y Ortega en el mismo año; que el de Cartagena para los sitiados en 1815, o que la defensa de la casa-fuerte de Barcelona en 1817?

¿Qué de más prodigioso y heroico registra la historia que la ocupación de río Caribe por Vélez y su cuadro de oficiales; que el combate de Maracaibo ganado por Padilla, comparable con el de Salamina en la antigüedad ganado por Temístocles; que las hazañas de Páez, el Aquiles colombiano, en las campañas de Apure, y en los últimos sitios y asalto de Puerto cabello, o que las formidables acometidas de Córdova, el rayo de la guerra, en Pichincha y Ayacucho para decidir del triunfo y sellar en el último la libertad de un continente?

¿Qué de más meritorio y estratégico, que la retirada de los restos del ejército republicano desde Ocumare hasta Barcelona, al mando de Mac Gregor y de Soublette, comparada con la de los griegos regidos por Jenofonte, al través de la Asia central; que la de Sucre, el Fabio colombiano, después de Junín, al frente del numeroso ejército español, engreído con su táctica y sus triunfos, o que el paso de la cordillera por el desnudo ejército que Santander organizó en Casanare para triunfar con él en Gámeza, Vargas y Boyacá, y libertar la Nueva Granada?

El paso de los Alpes y los Pirineos por los ejércitos que regía el gran capitán del siglo, es apenas comparable con el paso del Juanambú o el de la cordillera oriental de los Andes por los ejércitos republicanos en la guerra de la Independencia.

No hay que dudarlo.

A los ojos de la posteridad, Bolívar jurando en el monte sagrado libertar a su patria o morir en la contienda, concurriendo ya como jefe a la campaña de Venezuela del año de 11 y libertándola en 1813, improvisando ejércitos y preparando expediciones, moviéndose con indecible actividad de un punto a otro, a largas distancias, (desde el Orinoco hasta el Potosí), por caminos intransitados de diversas latitudes y de climas insalubres, exponiendo la vida de todos modos, sufriendo desengaños amargos o terribles decepciones de sus mismos tenientes, vencedor unas veces y vencido otras; Bolívar asegurando con sus triunfos de Boyacá, Carabobo, Bomboná y Junín la libertad de medio mundo, y renunciando varias veces el poder supremo ante los representantes del pueblo, parecerá más grande que Aníbal trasmontando los Pirineos y los Alpes, sometiendo la Europa y engrandeciendo a Cartago contra el inmenso poderío de la capital del mundo, la patria de Agripa y de Trajano, de los Gracos, los Scipiones y los Césares; que Alejandro atravesando el Gránico, venciendo en Arbela y conquistando la Asia; que César pasando el Rubicón, venciendo en Farsalia y enseñoreándose del dominio universal, o que Napoleón el grande en Jena, Austerlitz y Marengo, sojuzgando la Europa y echando los fundamentos de su grande imperio, el mayor, el más poderoso de los últimos tiempos.

Pero hay más. Si se compara la guerra de la independencia colombiana con la de los Países Bajos, la Suiza y los Estados Unidos de América, resaltarán más y más las glorias de la nuestra.

Los hechos consumados a nombre de la libertad por el príncipe de Orange y los condes de Egmont y Hornes, por Guillermo Tell y por Washington, conquistadores de la libertad de esos países, no pueden eclipsar en lo mínimo las glorias adquiridas por los batalladores de nuestra independencia. Con numerosos ejércitos y con grandes elementos nada hicieron aquellos o sus tenientes que pueda superar a lo hecho por nuestros hombres con fuerzas relativamente pequeñas, siempre inferiores en número a las enemigas, destituidos de recursos, o teniendo por único recurso y por todo estímulo el sentimiento de la libertad.

Apocados, si fuere posible, quedarán en la historia, Milciades venciendo en Maratón, Leonidas defendiendo en las Termópilas la libertad de su patria y sacrificándose con sus trescientos espartanos, Epaminóndas triunfando en Mantinea, Pelópidas y Marcelo, Alcibíades y Pendes, Timoleón y Trasíbulo, y todos los héroes del antiguo mundo que odiaron la tiranía y lidiaron por la libertad, si se comparan con los que forman esa pléyade deslumbradora que al empezar el siglo diecinueve llevó en triunfo la bandera de la república desde las ardientes playas del Magdalena, de Maracaibo y la Guayana, hasta las cumbres heladas del Chimborazo y las crestas argentadas del Cuzco y Potosí, haciéndola flamear a un tiempo mismo en los nevados picos del Cotopaxi y del Pichincha, en las fortalezas de Cartagena y Puerto Cabello, y sobre los viejos muros del templo del Sol.

"La América libre, se dijo en ocasión solemne, la América libre empañó todos los antiguos triunfos, todas las glorias europeas; humilló todos los orgullos. La Francia pasea por Europa, y lleva hasta Asia y África sus huestes triunfadoras; todas las naciones sienten su peso agobiador y quedan marcadas con su planta. Entonces se unen, se estrechan, forman un sola muralla contra el gran genio de la guerra, muralla que se desmorona donde quiera que aparece Napoleón, ese gran martillo de a humanidad, que despedaza coronas y forja grillos a su antojo. Todas las glorias europeas fueron a adornar a París, como en tiempo del imperio romano fueron a decorar el capitolio. Solo España resistió. Zaragoza le ciñó la corona del triunfo. Las batallas en que lidiaban españoles vestían a Europa de duelo, duelo que lloraba la Francia, luto que llevaban sus ejércitos: esos hechos que hacían llorar a un continente imperial; esas glorias que empañaban el brillo de la corona que gobernaba un mundo; esa bravura que abatió al genio que sacudía el antiguo continente como el huracán conmueve los mares; esos laureles alcanzados en Zaragoza, todo, todo quedó esparcido y pisoteado en Junín y Ayacucho."

"Alto ahí! gritó Zaragoza al invasor imperial que había encerrada en su mano el destino de un mundo y medido con su espada la extensión de un continente."

"Alto ahí! gritó Colombia al invasor español que había desquiciado el imperio francés."

Y todo eso lo hicieron nuestros padres venciendo a los que vencieron en Bailen a los vencedores en cien combates, "lanzándose a los desiertos, a los mares, al martirio, no como Moisés, en busca de una tierra prometida; no como Colón, en busca de un continente olvidado, sino como Nariño, como Ricaurte, únicamente por una inmortalidad en que soñaron."

¡Qué hombres y qué tiempos! dice Cormenin hablando de la revolución francesa de 1789. ¡Qué hombres aquellos y qué tiempos! diré al hablar de la revolución de nuestra independencia. Entonces todo era grande: el valor, la virtud, el heroísmo, el sacrificio, las aspiraciones y tendencias, y hasta las pasiones y los errores de los grandes hombres!

Para saber cuánto debemos a los sacrificios de nuestros progenitores, o las consecuencias de esa magna lucha, nos bastará comparar por un momento el presente con el pasado, lo que antes éramos con lo que ahora somos.

Pueblos antes sumidos en la ignorancia y la degradación, encadenados por la tiranía, extenuados por las vejaciones, empobrecidos y miserables, eran antes los pueblos de la América española. Hoy son repúblicas; pueblos libres, civilizados y poderosos, en que se ven todos los frutos que han dado al mundo la libertad y la ciencia.

Sociedades bien organizadas y gobiernos hábilmente constituidos, garantizados todos los derechos del hombre y del ciudadano; planteles de educación primaria y secundaria en que se riegan y fructifican las semillas del saber humano, progreso moral e intelectual; telégrafos, ferrocarriles y vías carreteras; navegación por vapor en los lagos y ríos, comercio libre, industrias sin restricciones, abundancia y riqueza; el progreso, en fin, en todas sus formas llamando a estos pueblos a ocupar un lugar prominente en la lista de las naciones. Los de esta parte de la América no necesitan sino de paz y unión para alcanzar sus altos destinos, y corresponder a las esperanzas que en la independencia fincaron los padres de la Patria.

Y esos bienes se obtendrán:

Si se desprecia el vicio, la adulación y la intriga, y se hace efectiva la sanción de la ley y la sanción moral.

Si se estimulan las aptitudes y el trabajo, y se premia el verdadero mérito.

Si los gobernantes, como una garantía e de orden y estabilidad, son honrados, respetan las instituciones y cumplen fielmente las leyes sin reservaciones casuísticas, que todo probarán, menos la buena fe de los que gobiernan; y es bien sabido que la mala fe es una mala política.

Si se respeta el derecho de sufragio, base cardinal de la república y expresión genuina de la democracia.

Si se protege la inmigración de extranjeros útiles y de capitales, y se promueven y llevan a cabo (no quedándose en meras halagadoras promesas) las mejoras materiales de toda especie.

Si se procura, por último, formar un solo pueblo de todos aquellos que tienen un mismo origen, que hablan la misma lengua, que tienen las mismas gloriosas tradiciones, idénticos en costumbres y formas de gobierno, e identificados en intereses; o que se procure al menos, en cuanto a esto, acordar las bases de un derecho internacional americano que tenga por canon fundamental la libertad en la república, y en que se sancionen los principios de íntima alianza o de protección recíproca.

Y una vez que la forma federal parece definitivamente adoptada en nuestro país, diremos con uno de nuestros escritores más distinguidos (el señor Rafael Pombo):

"Basten para trofeos del seccionalismo las ruinas de Grecia, víctima de la competencia entre Atenas y Esparta; los ocho siglos de calvario de la Italia moderna, los ocho siglos también de dominación de los sarracenos en la península Ibérica; Irlanda tan hábilmente descuartizada por sí misma para servirse al banquete de los sajones; México, ironía de un gran destino; la república de Centro América, hoy simple expresión geográfica; el imperio del Plata, ya sin Paraguay ni Uruguay, y tantas veces teatro de la guerra entre una ciudad y la nación; la república de Washington con sus cuatro años de fratricidio entre el Norte y el Sur; la libertadora Colombia. ! Salvemos siquiera a su hija de ese suicidio ruin, ignominioso y vulgar! Aspiremos a crecer no a empequeñecernos! Luchemos en beneficio propio y de nuestros hermanos, y no para el engrandecimiento ajeno!"

Y lucharemos por ese engrandecimiento, con decisión y fe, cediendo al empuje de la moderna civilización, haciendo conocer a los pueblos todos sus derechos, y el precio de nuestra independencia y libertad como el de las instituciones que tenemos, para que sepan conservarlas a cualquiera costa, y para que los padres de la patria y fundadores de la república no se sientan alguna vez arrepentidos de su obra; de esa obra que les costó tantos sacrificios y tanta sangre; sangre preciosa derramada a torrentes en esa hecatombe que contemplan admirados todos los pueblos del uno y del otro continente.

Y a quién deberé yo dedicar este libro?

Nada más justo ni más natural que dedicarlo, como lo dedico, a los restos de esas legiones que nos dieron independencia y Patria: al depósito de esas reliquias gloriosas! Que ellos lo consideren digno siquiera del menor de sus esfuerzos, del más pequeño de sus sacrificios, y quedará profusamente recompensado el autor, José María Baraya.


General Antonio Nariño

Muchas causas influyeron como es bien sabido, en la emancipación de los pueblos sur-americanos sometidos a la Metrópoli española en 1810: la propaganda revolucionaria de 1793, de esa revolución que despertó a las naciones y derramó la luz por ambos hemisferios; la reciente independencia de los Estados Unidos del Norte , la invasión de los Bonaparte en España y la vergonzosa abdicación de sus reyes, y por último, el despotismo de más de tres siglos, duramente ejercido, eran causas más que suficientes, de influencia irresistible, para que ellos dieran el grito de independencia, queriendo reivindicar sus imprescriptibles derechos, desconocidos y hollados.

Aparte de estas causas generales, influyeron particularmente en el Nuevo Reino de Granada, las publicaciones liberales que hicieron en la capital del virreinato, los doctores Camilo Torres, Frutos Gutiérrez e Ignacio Herrera, que sirvieron de pretexto para llevar al destierro al ilustre bogotano Antonio Nariño y a muchos otros distinguidos ciudadanos.

Nariño nació en Santafe en 1766, y recibió una educación tan esmerada como entonces se permitiera. En 1789 era alcalde ordinario de la capital, que era mucho para un americano, y en ese empleo lo hallaron los virreyes Lemus y Ezpeleta, habiendo concurrido como tal a celebrar el juramento de Carlos IV en su exaltación al trono de España. Ezpeleta lo distinguió confiriéndole el importante destino de tesorero de diezmos. Inteligente en alto grado, estudioso y provisto de la mejor librería, se tenía a Nariño por sabia en la capital del virreinato. De figura gallarda y simpática, y de modales insinuantes, se granjeaba el afecto de cuantas personas le trataban. Con esto, y los talentos que lo adornaban y los conocimientos que poseía, echó las bases de la inmensa popularidad que después tuvo.

Nariño había sido desterrado en 1795, por la publicación que en el año anterior hiciera de Los derechos del hombre, traducidos de la Historia de la Asamblea constituyente de Francia.

Fugado en esa época de su prisión de Cádiz, estuvo en Madrid y paso a Francia con otro nombre, trabando relaciones de amistad con el presidente Tallien, quien le ofrecería auxiliado por la república francesa para conmover el Nuevo Reino de Granada, en el sentido de su independencia. Poco después estuvo en Londres, tratando de obtener allí, como lo hiciera en todas partes, los medios conducentes a la realización de sus proyectos; pero ya sin esperanza de conseguirlos, volvió a su patria en 1797, como incógnito. Descubierto que fue, y considerado como reo prófugo, el virrey Mendinueta lo hizo reducir a prisión y no se le fusiló, por haber confesado sus planes revolucionarios y descubierto a sus cómplices, acto de debilidad que justamente se le ha censurado.

Por ese tiempo tuvo lugar en Cartagena la conspiración de los negros de Martinica; el motín de los pueblos de Túquerres y Guaitarilla en el corregimiento de los Pastos, y la sublevación de los de Guamote y Columbe del de Riobamba, en Quito.

En julio y agosto de 1806 tuvo lugar también la expedición del general Miranda contra Venezuela, la que desgraciadamente fracasó sobre las costas de Coro.

Cuando Nariño fue desterrado en 1810, se le remitió a Cartagena; y habiéndose fugado en el Banco, se le captura en Santa marta y se le envía al castillo de Bocachica, de donde sale una vez proclamada la independencia en Cartagena. Se hallaba en esa ciudad cuando su junta revolucionaria dirigió el famoso manifiesto de 19 de septiembre, promoviendo la formación de un gobierno federal, que impugnara Nariño con razones incontestables, demostrando la necesidad que tenía la Nueva Granada para llevar a cabo la revolución, de un gobierno central que tuviera la unidad y fuerza requeridas por las circunstancias.


Vuelto Nariño a Bogotá redactaba "La Bagatela” periódico semanal escrito en estilo jocoso a la par que elegante, en el cual atacaba el sistema federal, a tiempo en que estaba para instalarse el primer Congreso de las provincias unidas. Era presidente de Cundinamarca don José Tadeo Lozano, de quien se ha dicho que, para contrastar, unía a talentos distinguidos la debilidad y la inconstancia, defectos que le crearon muchos, descontentos, a cuya cabeza se puso Nariño. Este gozaba ya, como se ha dicho, de mucha popularidad, y tenía la experiencia del sufrimiento. Su ser moral lejos de quebrantarse se había fortalecido en 17 años de prisiones y destierros, por lo cual se le consideró como el hombre más a propósito para el mando supremo.

Con esta idea el pueblo de la capital amotinado el 19 de septiembre de 1811 obligó a Lozano a renunciar la presidencia, y eligió en su lugar a don Antonio Nariño, quien aceptó el mando bajo condiciones que él mismo exigió y que le fueron concedidas.

Sabiendo Nariño que el medio por el cual había llegado a la magistratura no era legítimo, convoco a los dos días la llamada representación nacional, que apenas podría haberlo sido de la provincia de Cundinamarca, exigiéndole que considerase de nuevo la renuncia de Lozano y la del vicepresidente José María Domínguez, que también fue obligado a hacerla, a la vez que su elección de presidente. La representación religió Nariño, afirmándolo de ese modo en el alto puesto que un tumulto popular lo había elevado.

No obstante estos sucesos, los disputados de las provincias que se hallaban en Santafé, continuaron las sesiones previas a la instalación del congreso; y después de calificar a sus miembros, la mayoría se decidió por el sistema federativo, que se había llevado a la más ridícula exageración, pues apenas hubo ciudad o villa de alguna importancia que no quisiera figurar como Estado soberano en la Unión federal.

El congreso, tomando por modelo al primero de los Estados Unidos de América. (¡Qué diferencia de situaciones!) firmó una acta de federación como la de dichos Estados, redactada por e eminente don Camilo Torres con la precisión y brillantez que lucían en todas sus producciones, habiéndose hecho en forma de un tratado que firmaron los diputados al congreso en nombre de las provincias que representaban.

Según las apreciaciones de los historiadores patrios, Nariño se impuso como presidente y dictador de Cundinamarca. Enemigo del sistema federativo, su primera idea fue la de hacer la guerra a las provincias que habían proclamado y sostenido esta forma de gobierno, con cuyo objeto hizo marchar en marzo de 1812, a la provincia del Socorro, una expedición de doscientos fusileros a las órdenes del coronel don Joaquín Ricaurte, quien después de obtener por capitulación el sometimiento de esos pueblos, acusó a Nariño ante el senado de Cundinamarca por sus proyectos ambiciosos y liberticidas. Nariño, como era natural, fue absuelto de la acusación, y Ricaurte destituido de su empleo militar.

Con el ostensible objeto de defender los valles de Cúcuta contra los realistas de Maracaibo, envió Nariño otra expedición de trescientos cincuenta hombres al mando del brigadier Antonio Baraya, a cuyas órdenes iban el ingeniero Francisco José de Caldas, el capitán Rafael Urdaneta y el subteniente Francisco de Paula Santander, que después figuraron tanto en la guerra de la Independencia.

Baraya recibió instrucciones para someter la provincia de Tunja y unirla a Cundinamarca; pero halló una resistencia tenaz en el gobierno y en sus habitantes, por cual, y no hallando un motivo justificable (honesto, dice la historia) para romper hostilidades y usar de la fuerza, se trasladó a Sogamoso.


Persuadido Baraya de los males que iban a seguirse a la causa de la independencia por la división que Nariño había suscitado, le escribió a éste haciéndole presente la necesidad de reunir el congreso federal, cortando así la funesta discordia. Esto mismo manifestó a sus oficiales, y la resolución que tenía de cooperar a la instalación de dicho congreso, conforme a los principios del acta federal, poniéndose a las órdenes del gobierno de Tunja y desobedeciendo al de Cundinamarca, que desde entonces se consideró ilegítimo.

Al saber Nariño esto, que se ha llamado la defección de Baraya, convocó la representación de Cundinamarca para darle cuenta de lo ocurrido y pintarle los peligros de la situación

En tales circunstancias, los enemigos de Nariño, en Santafé, formaron un partido respetable que por lo pronto hizo callar "La Bagatela” papel incendiario, con que su redactor, el mismo Nariño, fomentaba la desunión de los pueblos que habían proclamado su independencia. Desde entonces quedaron pronunciados los dos partidos de federalistas y centralistas.

Los diputados al congreso federal, que se habían trasladado a Ibagué, dirigieron a Nariño la reclamaciones más fundadas y vigorosas contra la unión a Cundinamarca de los pueblos de otras provincias, y contra las expediciones enviadas a someterlas, lo que produjo en Santafe una gran fermentación y fue obligado Nariño, por temor de un trastorno, a tratar con los diputados comisionados al efecto, doctores Frutos Gutiérrez y José María del Castillo Rada, representantes de las provincias de Pamplona y Tunja, los cuales ajustaron con Nariño, un tratado en que se estipuló la inmediata instalación del congreso, en los términos propuestos por Nariñ0; pero ya el gobierno de Tunja se aprestaba para la guerra quedando el tratado sin efecto por este y otros motivos.

Suspendido el imperio de la constitución y hecho dictador a Nariño, organizó éste una expedición de ochocientos hombres, enviando inmediatamente otros doscientos al Socorro en auxilio del brigadier Pey, que mandaba allí las fuerzas de Cundinamarca, encendiéndose por consiguiente la guerra civil, que tan funesta fue a la naciente república.

El congreso de Ibagué nombró una comisión para que transigiera las diferencia que existían entre los dos gobiernos, pero esta, comisión, nada obtuvo. En consecuencia, Nariño marchó sobre Tunja con sus fuerzas y ocupo esa ciudad sin resistencia alguna. Baraya había marchado con las suyas a la provincia del Socorro donde propuso negociaciones al brigadier Pey, sin resultado para la paz, viéndose así obligado a activar las operaciones militares.

Nariño permaneció en Tunja hasta fines de julio, mientras Baraya batía y destruía en el Socorro las fuerzas de Pey. En un hombre de la actividad de Nariño fue inexplicable tal permanencia. Si en vez de ella, y con las fuerzas que tenía, mandadas por el brigadier don José Leiva, jefe de valor y de pericia militar, marcha inmediatamente hacia el Socorro, habría evitado los reveses sufridos por sus tropas y destruido probablemente las de Baraya, inferiores en número.

Sabidos por Nariño los reveses de Pey en el Socorro, conferenció y concluyó un tratado, con el gobernador de Tunja don Juan Nepomuceno Niño, que se firmó en Santa Rosa el 30 de julio, conviniéndose entre otras cosas en que se instalara inmediatamente el congreso federal, y que las armas de Tunja y Cundinamarca se pusieran a disposición del congreso para hacer la guerra a los españoles y sus partidarios, con olvido mutuo de todas las desavenencias pasadas.

Así terminó Nariño su primera campaña en la guerra civil, que como se ha visto, le fue del todo adversa.

Algunos días después del tratado de Santa Rosa tuvo que volver precipitadamente a Santafé, que se hallaba en la más completa anarquía. El antiguo Oidor don Antonio Javier Gómez (alias doctor panela) y otros demagogos, habían conmovido al pueblo contra los federalistas cuando supieron los triunfos de Baraya en el Socorro. Con su presencia restableció Nariño la tranquilidad, e hizo publicar un bando sobre orden público, abdicando al mismo tiempo las facultades ilimitadas que se le habían conferido y anunciado la instalación del congreso federal. Poco después hizo renuncia de la presidencia ante el senado de Cundinamarca, fundándose en poderosas razones, y se le admitió el 19 de agosto de 1812.

Los diputados al congreso federal residentes en Ibagué, se trasladaron entonces a la Villa de Leiva. El 11 de setiembre, a virtud de excitación popular y por acuerdo de algunos miembros de la representación de Cundinamarca, vuelve Nariño a la presidencia, y una junta de notables convocada por Nariño el 22 de octubre, acuerda que éste continúe con la dictadura y que desobedezca las órdenes del congreso federal, encendiéndose de nuevo la guerra civil.

El congreso le dirige a Nariño una intimación de guerra, y Nariño se prepara a ella, reuniendo y disciplinando tropas con la mayor presteza. A fines de noviembre del mismo año, el presidente de Cundinamarca se puso en marcha para Tunja con mil quinientos hombres de todas armas, regidos por el brigadier don Ramón Leiva y por otros oficiales españoles o adictos a su causa, por lo cual se ha hecho a Nariño un cargo incontestable.

El Brigadier Ricaurte salió a su encuentro con una columna de quinientos hombres y cinco piezas de artillería, al pueblo de Ventaquemada; y habiéndose replegado al alto de la Virgen, obligó a Nariño a empeñar el combate en ese punto, el 2 de diciembre a las cuatro de la tarde, después de un fuego de dos horas y media, sostenido con valentía de uno y otro lado, los soldados de Nariño se pusieron en desorden, retirándose a Ventaquemada.

En esa noche emprendieron la fuga dejando en el campo 40 muertos, 50 prisioneros, y 10 piezas de artillería. Los restos de aquella fuerza reunidos por el brigadier Leiva, volvieron a Santafé, donde Nariño concentraba todas las que pudo organizar y levantaba algunas fortificaciones para la defensa de la ciudad. Baraya estableció su cuartel general en Fontibón, extendiendo su línea de batalla desde Usaquén hasta Tunjuelo, pues pensaba sitiar la ciudad.

El teniente coronel de la Unión, Atanasio Girardot, atacó y tomó la posición de Monserrate el 5 de enero de 1813, defendida por un destacamento de 200 hombres, lo que produjo la mayor consternación en la capital. Se proponen a Baraya capitulaciones, y este, a exigencia de la comisión política y de guerra nombrada por el congreso, no las acepta.

El francés Bailli, con 200 hombres de las fuerzas de Cundinamarca, ataca el destacamento de Usaquén, lo bate y hace prisionero. Baraya dispuso al fin el ataque de la ciudad al amanecer del día 9 de enero. Trabada la pelea y sostenida al principio con decisión y valor, por las dos fuerzas, se introdujo a poco el desorden en las de la Unión, siendo completamente derrotadas. Este mal suceso se debió en gran parte al extravío y demora de algunos cuerpos enviados por el ejido de la Estanzuela.

Terminóse de esta manera la segunda guerra civil entre las provincias del centro de la Nueva Granada; guerras que tuvieron lugar por falta de política; por las brascas e inusitadas intimaciones del congreso a Nariño, de un lado, y por la resistencia de éste a reconocer el congreso y prestarle obediencia, de otro. En ellas se perdió, lo que tendrá siempre que lamentarse, un tiempo precioso en que pudo asegurarse la independencia y libertad del Nuevo Reino, o ganarse mucho en favor de tan noble causa.

Poco después de la derrota de las fuerzas de la Unión en Santafé, los dos partidos contendientes, después de conferencias tenidas por comisionados, se reconciliaron sinceramente, prometiéndose paz y amistad estables, que se quedaron en promesa.

A. tiempo en que ocurrían estos sucesos en el Nuevo Reino, los republicanos de Venezuela eran batidos en San Carlos, Los Guayos y San Juan de los Morros; y aunque después obtuvieron ventajas en Guaica y Vitoria, y en la famosa batalla de Pantanero, volvieron a ser vencidos en Puerto Cabello y San Esteban. El coronel Simón Bolívar que defendía a Puerto Cabello se embarcó el 6 de julio de 1812 en Borburata con otros compañeros, con rumbo a Cartagena, en donde tomó servicio para sostener la independencia del Nuevo Reino.

Después de los triunfos del coronel Bolívar en el Magdalena, libertando los pueblos por donde pasaba., y del obtenido sobre la división del coronel español Correa el 28 de febrero, en San José de Cúcuta, precedido de movimientos estratégicos que empezaron a fundar su gran reputación militar, encargado ya de la división granadina situada en Cúcuta, fue auxiliado por Nariño presidente de Cundinamarca, con algunos hombres, armas y municiones. La fuerza no era numerosa, pero había en ella .u cuadro de selectos oficiales, entre los cuales se contaban los jóvenes Atanasio Girardot, Rafael Urdaneta, Luciano D'Eluyar, Francisco de Paula Vélez, José María Ortega, Hermógenes Maza, Manuel, Joaquín y Antonio París, y Antonio Ricaurte.

A principios de 1813, el gobierno de la Nueva Granada, debilitado por las guerras civiles, veía amenazada su libertad e independencia, tanto por el norte como por el sur.

En Venezuela, el feroz Monteverde, enorgullecido con sus triunfos del año anterior, pensaba que fácilmente podría reconquistar el Nuevo Reino, y preparaba con este objeto una expedición en Barinas; pero el brigadier Bolívar, elevado ya a este rango por el congreso granadino, frustro sus proyecto y burlo sus esperanzas, a merced de rápidas marchas, de audaces y bien combinadas operaciones militares y de sus espléndidos triunfos en Cúcuta, Carache, Niquitao, Barinas, Horcones y Tinaquillo, después de los cuales ocupó a Caracas, favorecido por el entusiasmo y recursos de las poblaciones que libertaba.

Por el sur, el brigadier don Juan Sámano, que había reconocido y jurado sostener la junta revolucionaria del 20 de julio de 1810, recibió de Montes, presidente de Quito, el mando de otra división de dos mil hombres, con la cual ocupo a Popayán, el 1º de julio. Las fuerzas de los patriotas, que se habían retirado de Popayán, se pusieron en Cartago a las órdenes del teniente-coronel Manuel de Serviez. Muy inferiores en número a las realistas fueron batidas y dispersadas en Palogordo y las Cañas, quedando entregada la provincia a la devastación y al pillaje.

Desde Cartago dirigió Sámano a Nariño un oficio Montes en que le proponía capitulación, sobre bases indudablemente pérfidas y engañosas como todas las que proponían los Jefes españoles. Nariño contestó rechazando todo avenimiento:

"Si la fatalidad diere a usted la victoria, vendrá a reentronizar el despotismo sobre ruinas y montones de cadáveres, pues estoy resuelto, en el último evento, a sacrificarlo todo y a reducir a cenizas hasta los templos antes que volver a ver mi patria bajo su antigua servidumbre”

Con estas palabras terminó Nariño su contestación a Montes, expresándole en ella, no solo su patriótica resolución, sino también la de los pueblos, a cuyo nombre hablaba. Palabras como esas no recuerdan los tiempos heroicos de Roma y Grecia. "Deponed las armas” decía Jerjes a Leonidas cuando pensaba conquistar la Grecia "Venid a tomarlas” contestó el orgulloso ateniense.

Cuando Sámano regresaba a Popayán, era nombrado dictador de Antioquía don Juan del Corral, hombre de inteligencia y de ciencia, y de una probidad y energía nada comunes.

Corral comisionó al coronel José María Gutiérrez para prender a los realistas españoles y americanos de la provincia, y para embargar sus bienes; y dispuso que por una acta solemne, se proclamara la independencia absoluta de la España, como así se hizo el 11 de agosto, y como así lo hicieron, poco antes o poco después que el de Antioquia, los gobiernos de las otras provincias. El de Bogotá, 16 de julio de 1813, y el de Cartagena, que fue el primero, lo habían hecho el 11 de noviembre de 1811.


En su dictadura manifestó Corral la mayor actividad imaginable y gran tino político. Llegó hasta lograr por sus indicaciones, tomadas de los libros que se fundieran en Antioquia algunas piezas de artillería de campaña.

Cuando se supo en las provincias del Norte, que Sámano permanecéis inactivo en Popayán, los diputados al congreso por dos de esas provincias Castillo de Rada y Madrid, exigieron a Nariño que auxiliara a Popayán y Nariño les ofreció que él mismo iría prometiéndose destruir las fuerzas de Sámano y afianzar la independencia del país. Hizo marchar en efecto algunos cuerpos de ejército a Ibagué y la Plata, para defender los dos pasos de la cordillera por Quindío y Guanacas.

El escocés Mc Gregor había llegado a Santafé con las fuerzas del Socorro a la que llegaron también poco después las de Tunja y Neiva. Mc Gregor fue nombrado enseguida para defender la frontera del norte.

En Antioquia se preparaba al mismo tiempo una fuerza de trescientos hombres, bien armados y equipados para seguir hacia el sur en combinación con las demás fuerzas.

Antes de partir Nariño a la campaña, organizó el gobierno de Cundinamarca renunciando la dictadura y encargando de la presidencia a don Manuel Bernardo de Alvarez; y estableció el tribunal de vigilancia y seguridad que debía conocer de las causas de lesa patria, como se estableciera también en las demás provincias.

Nariño su marcha en los primeros días de octubre, y, unido a Serviez que mandaba la caballería organizada en Ibagué, llegó a la Plata el 25 del mismo mes. Su segundo jefe, lo era el brigadier Leiva, español europeo, decidido desde el primer día por la causa de la independencia. Su Jefe de Estado mayor, lo era Cortés Campomanes, compañero de Bolívar, que tanto se distinguiera en la campaña anterior contra los realistas de la Costa. Acompañaba también a Nariño el coronel José María Cabal.

La columna de Antioquia mandada por el coronel José María Gutiérrez, fue la primera que se movió sobre el Cauca. Era Gutiérrez un joven abogado, entusiasta, valeroso y de algunos conocimientos militares, por lo cual se le esperaba una Carrera brillante. Su columna llegó sin oposición hasta Anserma y Cartago, habiendo huido los destacamentos realistas al acercarse a ellos. La aparición de Gutiérrez con la fuerza de Antioquia, llenó de entusiasmo a los pueblos del Cauca.

Este jefe se puso en correspondencia con el coronel Rodríguez, que después de habérsele dispersado las fuerzas que tenía en Popayán con la llegada de Sámano, había reunido en Ibagué unos trescientos hombres destinados a ocupar a Cartago. Gutiérrez le instó a éste para que acelerara su marcha, lo que hizo en efecto reuniéndose poco después, y juntos siguieron para Buga. De allí marcharon hacia Cali, cuya población se había defendido con solo diez y siete hombres contra un cuerpo numeroso de Sámano, en el paso del río Cauca llamado La Balza.

Nariño se disponía a marchar sobre Popayán cuando ocurrió en su ejército una novedad alarmante y de resultados funestos, como luego se verá.

Serviez y Campomanes, jefes valientes y entendidos fueron acusados ante Nariño de atentar contra su vida Dando el general oídos al denuncio, mandó que se les redujera a prisión y se les Siguiera el juicio. Con el proceso fueron remitidos a Santafé para que se les sentenciara, y se les sentencié a destierro, sin que existiera la prueba de su delincuencia.

Como ambos jefes fueron destinados por el congreso federal, y eran sumamente severos en la disciplina., se creyó que por esto; se crearon enemigos que quisieran perderlos merced de una calumnia.


A la falta de ellos se atribuyeron en gran parte y con sobra de razón, las desgracias que acontecieron después al ejército de Nariño. Este mismo tuvo que arrepentirse a poco tiempo, de la ligereza de su proceder.

Siguió Nariño su marcha, con la mayor celeridad posible y sin resistencia alguna, por el páramo de Guanacas. Si Sámano hubiera sido otro militar, habría podido detener toda la expedición y aun destruirla con poca fuerza, en uno de tantos estrechos y desfiladeros que se encuentran en esa vía. En el alto de Palace, cerca de Popayán, había un cuerpo avanzado de setecientos realistas que mandaba en persona Sámano, el cual fue atacado a las dos de la tarde del 30 de diciembre por trescientos hombres regidos por el mayor general Cabal, quien después de un fuego vivísimo y bien dirigido lo puso en derrota con pérdidas considerables.

A consecuencia de esta derrota y de la persecución subsiguiente, abandonó Sámano a Popayán, retirándose al Tambo a esperar algunos auxilios que había pedido a Patía y Pasto.

Al día siguiente (31 de diciembre de 1812) Nariño ocupó a Popayán. No habiendo podido impedir que las fuerzas mandadas por el jefe español Asin se unieran a las de Sámano, el ejército realista así reforzado, se acampó en la hacienda de Calibío, y el republicano en la fuerte posición del Bajo Palacé, mientras se le unía la división del coronel Rodríguez, qué había entrado por el Quindío. Con esta completó Nariño mil ochocientos hombres, con los cuales atacó a Sámano, que tenía dos mil, en su posición de Calibío.

El ataque tuvo lugar el 15 de enero de 1813, por tres puntos, y fue tan bien combinado, que después de un fuego vigoroso y una carga a la bayoneta, ordenada por el mismo Nariño, el enemigo abandonó el campo, poniéndose en fuga precipitada. Asin murió combatiendo valerosamente, y con él quedaron muertos en el campo ocho oficiales y trescientos sesenta solidados, con ochenta soldados prisioneros, seis oficiales y el coronel Solís. El enemigo perdió además ocho piezas de artillería y doscientos fusiles con sus pertrechos.

Esta gran victoria tan solo costó al ejército independiente, cincuenta hombres, entre muertos y heridos. Al día siguiente Nariño volvió a ocupar a Popayán, y Sámano se retiró hacia Pasto. El denodado coronel Cabal siguió hacia el Tambo.

Si Nariño, en vez de retirarse a Popayán sigue sobre Pasto en persecución de los restos de la fuerza de Sámano, habría ocupado aquella plaza antes de que este hubiera podido rehacerse; pero dejó de aprovecharse del triunfo de Calibío, olvidando que la activa persecución del enemigo derrotado y la celeridad de los movimientos, es lo que da los mejores resultados en campaña.

El coronel Gutiérrez de Antioquia se unió con su columna al ejército de Nariño, en Popayán.

Por ese tiempo muere Corral, presidente de Antioquia, el primero que iniciara en el país la grande idea, la reforma humanitaria de la libertad de los esclavos, timbre glorioso que nadie podrá disputarle. Su muerte fue generalmente sentida, como un acontecimiento infausto para la república.

Provisto Nariño de los recursos necesarios, abre su nueva campaña sobre Pasto el 22 de marzo, con mil cuatrocientos hombres de excelente tropa, llevando por su segundo al coronel Cabal y dejando en Popayán como comandante de armas, al brigadier Leiva.

Los primeros enemigos con quienes tenía que combatir eran los patianos, que le hicieron la guerra de partidas con la mayor pertinacia y con extraordinaria habilidad, por lo cual y por lo fragoso de la montaña empleó veintiuna jornadas en llegar al Juanambú distante dos días de Pasto. Las tropas realistas se, hallaban acampadas en las alturas del Boquerón y Buesaco, que dominan la margen meridional del Juanambú, Los mandaba el mariscal de campo don Melchor Aymerich, por destitución de Sámano. En esas posiciones inexpugnables por naturaleza, que fortificó más por medio del arte, esperaba a Nariño.


El jefe republicano dispuso, que el mayor Monsalve pasase el río con cien hombres por un punto que el enemigo había descuidado, y que atacara por retaguardia la posición del Boquerón. Apenas cuarenta hombres pudieron trepar la escarpada pendiente, dirigidos por el intrépido subteniente Francisco Vanegas. Descubiertos que fueron por los realistas, en número de quinientos, creyeron estos que los atacaba una fuerza mucho mayor y abandonaron momentáneamente el campo; pero cuando salieron de su engaño, acometieron al grupo de héroes, que combaten como leones, y solo Vanegas con doce compañeros pudieron salvarse, protegidos por un refuerzo que mandó Nariño.

Algunos días después supo Nariño que había otra ruta por donde podía intentar el paso del Juanambú el del "Tablón de los Gómez" que solo estaba defendido por sesenta pastusos. En con secuencia dispuso el 2 de abril que el comandante Virgo (inglés) que se había distinguido en el combate del Alto Palacé, pasara el río por aquel punto, como así lo verificó.

Virgo debía presentarse a los dos días sobre la altura de Buesaco, a la espalda del enemigo. Al observar los patriotas que este se movía, creyeron que Virgo iba a ser atacado, por lo cual Nariño mandó a Cabal que con cuatrocientos hombres pasara el rio, orden que fue ejecutada con el mayor denuedo, estando el río sumamente crecido y bajo los fuegos del enemigo. Los realistas que defendían las trincheras las abandonaron cobardemente, y los republicanos los persiguieron hasta la gran trinchera que cubría el corte hecho en el camino de Buesaco, auxiliado aquellos por Aymerich, se trabó el combate con encarnizamiento y con gran desventaja para los patriotas, que peleaban a pecho descubierta contra un enemigo parapetado y que ocupa una posición formidable.

Viéronse pues obligados a emprender la retirada, en la que fueron protegidos pronto y eficazmente por la artillería, encargada al capitán Pedro Murgueitio y al teniente Pizarro, con cuyo auxilio repasaron el Juanambú los restos de la columna Cabal, dejando muertos en el campo como cien hombres de tropa y los valientes oficiales Pedro Girardot e Isaac Calvo, perdiendo además un número mayor entre heridos y prisioneros.

Nariño sufría las consecuencias de su retirada a Popayán después del triunfo de Calibío. Si después de éste, se hubiera dirimido sobre Pasto, sus fuerzas no se hubieran estrellado en esta vez en las rocas del Juanambú y en la multitud de fortificaciones que la naturaleza y el arte le oponían.

Virgo ocupó a Buesaco el 28 de abril, y el jefe realista, que tenía agotadas sus municiones, tuvo que levantar su campo y retirarse a la hacienda de Pajajoy Nariño qué al amanecer del día 29 veía desierto el campo enemigo, juzgó que Virgo iba a ser atareado; pero a las 11 de la mañana, la bandera republicana tremolaba orgullosa sobre las cumbres del Boquerón y Buesaco.

El mismo día el ejército patriota empezó a pasar el rió, terminando esta operación el 2 de mayo, con la cual quedó ocupada por él la formidable posición del Juanambú.

El general realista salió el día 3 al encuentro de Nariño, y el 4 trabóse el combate en el cerro de Cebollas o Chacapamba, en el cual los realistas se habían emboscado en tres puntos siendo uno de ellos sorprendido y rechazado el teniente coronel Virgo que mandaba la descubierta.

Nariño depuso a dos oficiales que fueron los primeros en huir, obligándolos a servir en clase de soldados hasta que volvieran a hacerse dignos de sus empleos; y a dos compañías de cazadores que abandonaron a su comandante, las castigó con servir de custodia en el campamento y no permitirles entrar en combate.

Pensóse por algunos en la retirada, después de la acción de Cebollas; pero el general en una junta de oficiales convocada para resolver, los persuadió a todos, ayudado por las palabras elocuentes del capitán Baltazar Salazar, que fue el primero en oponerse, de los peligros e inconveniencia que ella traería.


El enemigo estaba acampado en el cerro de Tacines, y el 9 mayo el general Nariño resuelve atacarlo. Dividida su fuerza en tres columnas se dirigen contra igual número del enemigo, emboscadas en la maleza de la pendiente. A las 11 del día las tropas de Nariño habían subido la mitad de la cuesta a favor de la artillería, situada al pie del cerro, cuando las columnas enemigas rompieron sus fuegos desde los en que se habían emboscada, causando estragos en las filas patriotas. A las 3 de la tarde, después de combatir cuatro horas seguidas, con la mayor desventaja para estas, dos compañías del Cauca huyen en desorden comprometiendo el éxito de la jornada; pero el general, apercibido del peligro de una derrota completa, vuela en persona a contenerlas, las reconviene por su cobardía y con espada en mano se arroja en medio del combate.

El entusiasmo que nace de tan heroico eje reanima las filas patriotas: los oficiales y soldados pelean con asombroso valor y el enemigo es batido y arrollado en toda la línea, decidiéndose la acción a las 5 de la tarde. Los realistas huyeron hacia Pasto.

Más de cien soldados y siete oficiales muertos entre estos los capitanes Salazar y Bonilla, perdió ese día la causa de la Independencia; mientras que el enemigo no tuvo sino un oficial y nueve soldados muertos, por la ventaja de sus posiciones.

El mayor general Cabal que marcho ese día a la cabeza del ejército, como lo hacía de costumbre, tenía orden para ocupar la altura, y nada más; pero con la ceguedad del combate, persiguió al enemigo después del triunfo por más de una legua, con quinientos hombres del batallón Bogotá, que siempre han sido de los mejores soldados.

Nariño ofició desde Tacines al cabildo de Pasto mandándole preparar cuarteles, seguro como estaba de ocupar la ciudad. Muy pronto sus fundadas esperanzas quedaron desvanecidas, y con ellas las de las poblaciones del reino de Quito, cuyos habitantes esperaban a Nariño como a su libertador, que lo habría sido si esta campaña no tiene el inesperado y funesto desenlace que tuvo.


Continue reading this ebook at Smashwords.
Purchase this book or download sample versions for your ebook reader.
(Pages 1-37 show above.)