Excerpt for Bolívar 1783-1830 by , available in its entirety at Smashwords











Bolívar

1783-1830


Indalecio Liévano Aguirre



© Ediciones LAVP
















Bolívar 1783-1830

© Indalecio Liévano Aguirre

Diagramación y diseño

© Ediciones LAVP

Tel 9082426010

New York USA

Primera Edición

ISBN 9781370923236

Publicado por Smashwords





Todos los derechos reservados. No se podrá reproducir esta obra ni total ni parcialmente, por medios físicos, reprográficos, fotomecánicos, de audio, video, o electrónico, sin la autorización escrita del editor. Hecho el depósito de ley en Colombia.




Índice

Una voz en el pasado

El maestro

La metropoli legendaria

La sombra de Bonaparte

Crisis del imperio español …

Una rebelión de minorías

Dos edades de la revolución

La gran aventura

La conciencia americana

Tomás Boves

La pacificación española

Estrategia política de la revolución

Batalla por el dominio de las costas

El caudillo

La tierra prometida

El congreso constituyente de Angostura

Paso de los Andes

Entrevista de Santa Ana

Colombia libre

El general San Martin

El monarquismo peruano-argentino

Manuelita Sáenz

La conferencia de Guayaquil

El Perú, ciudadela de España en América

Pativilca

El sol de Junín

¡Paso de vencedores!

Colombia frente a la Santa Alianza

Emancipación del indio

La hora decisiva

El congreso de Panamá

La constitución boliviana

¿Legalismo u orden revolucionario?

Los heraldos de la anarquía

La convención de Ocaña

¿Monarquía 0 república?

Arar en el mar

Bibliografía


Primera Parte:

CAPÍTULO I

UNA VOZ EN EL PASADO

Nuestra familia se ha demostrado digna de pertenecernos, y su sangre se ha vengado por uno de sus miembros. Yo he tenido esta fortuna. Yo he recogido el fruto de todos los servicios de mis compatriotas, parientes y amigos. Yo los he representado a presencia de los hombres y yo los representaré a presencia de la posteridad.Simón Bolívar.

─UNA HOSTILIDAD DE GENERACIONES, LOS BOLÍVAR Y EL ESTADO ESPAÑOL, VIZCAYA Y AMERICA, ─¿MARQUESES DE SAN LUIS 0 REBELDES AMERICANOS?, ─EL ACICATE DE UN ALMA INSA-TISFECHA, ─ LAS FUENTES DEL OPTIMISMO VITAL, FRACASO DE LOS PRECEPTORES.

En Vizcaya, en el siglo XIII, la familia Bolívar comienza una lucha que ha de tener su desenlace final, siglos después, en tierras americanas. Establecidos entonces los Bolívar en la región donde confluyen los caminos que comunican el mar con el interior de la provincia, abastecían su molino con las cosechas de centeno que les llevaban los labradores de una extensa vecindad, y en sus casas, toscamente amuralladas, defendían con celo su independencia, amenazada por las pretensiones de autoridad de la realeza castellana, ansiosa de arrancar a las provincias de las rencillas y preocupaciones locales para comprometerlas en la gloriosa epopeya de forjar la España imperial.

En los azares de este conflicto, las fuerzas castellanas finalmente redujeron a la impotencia a los feudatarios rebeldes de Vizcaya, y en 1470 la tosca torre señorial de los Bolívar fue desmantelada definitivamente.

Imposibilitada para rebelarse y perseguir el poder en las contiendas partidistas, la vida de la familia transcurre tranquila por largo tiempo, hasta que un día uno de sus miembros se resuelve a buscar, en tierras americanas, la libertad perdida en la península.

La eterna rebelión de esta raza, reacia a someterse a las trabas de los gobiernos paternalistas, la impulsa a depositar todas sus esperanzas en las lejanas soledades de América, a trasladar a las colonias de España, con ese espíritu emprendedor e independiente de los vizcaínos, las semillas del conflicto que en la Metrópoli se habían solucionado transitoriamente en favor del Estado castellano.

Desde que se establece en Venezuela, el apellido Bolívar aparece vinculado a las más importantes obras de progreso social de la Costa Firme. Fundación de ciudades, fortificación del puerto de La Guaira, privilegio de un escudo de armas para la ciudad de Caracas, construcción de caminos y colonizaciones, tales son las huellas que en su nueva patria deja la actividad emprendedora de los Bolívar.

Sin embargo, a través de la historia de esta familia nunca desaparecen del todo sus diferencias con el Estado paternalista español, que en América como en España se opone a que ella gobierne a su antojo tierras, esclavos e indios, sin contar con sus preceptos y su intervención.

La tensión de estas relaciones alcanza su punto crítico en el año de 1737, cuando don Juan Bolívar, dueño ya de una considerable fortuna y de notoria influencia social en Caracas, se empeña en adquirir para su familia ─con un título de nobleza─ los privilegios que España reservaba a la aristocracia peninsular. La obtención de un escudo de armas no era entonces cosa imposible para quien disponía del dinero suficiente, pues dominada la Metrópoli por el mercantilismo de los Borbones, muchos privilegios nobiliarios estaban en venta para atender a las crecientes necesidades del agotado erario español.

Por eso, cuando por conducto de su apoderado en Madrid supo don Juan Bolívar que el rey Felipe V había donado al convento de los frailes de San Benito ─a la manera de auxilio y con autorización para beneficiarlo en las colonias de ultramar─ el título de marqués de San Luis, sin vacilaciones le ordenó adquirirlo por la suma exigida, es decir, por veintidós mil doblones de oro, que fueron entregados a los beneficiarios con todas las formalidades del caso.

Pero cuando las autoridades españolas, para oficializar el título, exigieron a los Bolívar la presentación de los papeles que acreditaban su pureza de sangre y su tradición de hidalguía, surgió un inconveniente destinado a echar por tierra las aspiraciones de don Juan: la dificultad ─que resultó invencible─ de establecer plenamente la pureza de sangre de una de las doncellas situada en posición clave en el árbol genealógico de la familia.

Alguna de esas posibles y frecuentes mezclas raciales que los españoles consideraban incompatibles con su orgullo étnico y sus privilegios nobiliarios se interpuso entre los Bolívar, quienes con el gesto de don Juan realizaban un decisivo esfuerzo para no separarse de la tierra de sus antepasados, y el gobierno metropolitano que, en guarda de centenarios privilegios de casta, iba a precipitar a esta familia, con su rechazo, a con-fundirse con la salvaje tierra de América y a emerger del ardiente crisol del trópico, donde todas las razas y todas las ideas estaban en tremenda ebullición, convertida en la gran fuerza revolucionaria que destruiría definitivamente el predominio del Estado español en América.

En el siglo XVIII, la familia Bolívar habitaba en Caracas, incipiente población situada en el norte del continente, en un valle de clima suave, atravesado por cuatro pequeños ríos y enclavado a mil metros de altura sobre el nivel del mar.

La ciudad tenía entonces entre cuarenta y cuarenta y cinco mil habitantes, contando los blancos, negros, indios y “pardos”, separados entre sí por un rígido concepto de casta, que había venido integrándose gradualmente durante la colonia.

Como todas las poblaciones de fundación española, estaba formada por calles largas, no muy anchas, y rectilíneas, cortadas por otras perpendiculares; la mayoría de las casas eran bajas, por el temor de la población a los frecuentes temblores; las de los arrabales, de tierra, sostenidas por armaduras de madera, y las de los barrios centrales, de gruesos muros de tapia pisada o mampostería y construidas en medio de solares adornados con palmeras, naranjos o tamarindos.

Por esos tiempos, el principal de los miembros de la familia Bolívar, don Juan Vicente, habitaba en su mansión señorial de la plaza de San Jacinto.

Su vida, iniciada como la de tantos ricos herederos, sin otras pre-cupaciones que los transitorios problemas propios del manejo de su fortuna, le permitió saborear tempranamente ─tanto en Caracas como en Madrid los encantos de una existencia fácil, los cuales aflojaron su voluntad y borraron de su espíritu todo anhelo distinto de aspirar sin usura y si se quiere desordenadamente los placeres que su posición ponía con demasiada frecuencia a su alcance.

Los años transcurrieron para él en esa placidez donde naufragaba toda necesidad de cambio y las energías de la personalidad se embotan en el enervante goce de los sentidos.

Sólo a los cuarenta y seis años, cuando los primeros síntomas de la senectud le dejaron advertir los inconvenientes de la soledad, comenzó a pensar seriamente en casarse. Y si se tiene en cuenta la diferencia de edad que le separaba de doña Concepción Palacios y Blanco, su futura es-posa, quien contaba entonces quince años, no puede descartarse la posibilidad de una de esas alianzas, tan frecuentes en aquellas épocas, en las cuales la influencia de las familias tenía tanta o más importancia que la voluntad de los contrayentes. No sería, pues, exacto considerar a don Juan Vicente como la mejor representación del genio ambicioso y rebelde de su casta.

En la historia de esta familia, él se nos presenta como un remanso en la imperiosa corriente de la estirpe, como el descanso de una raza que se prepara a producir un ejemplar humano excepcional.

Las crónicas hablan de la singular belleza de doña Concepción, mujer de instintos recios, sólo reprimidos superficialmente por la severa educación acostumbrada en la colonia para la mujer.

Impulsada por un imperioso anhelo de vida, ambiciosa de éxitos cuya naturaleza no estaba bien definida en su mente, la vida por demás común que le tocó llevar dejó en su espíritu el confuso sentimiento de algo inacabado, que puso una nota de insatisfacción en el tranquilo sucederse de su existencia y le impidió siempre entregarse totalmente a las realidades y afectos de su propia vida.

Este matrimonio puede, sin embargo, considerarse como feliz. Doña Concepción, a pesar de su temperamento, tuvo el talento o la virtud de no sobrepasar ciertos límites, y don Juan Vicente supo gozar con los éxitos de su mujer y se sintió siempre orgulloso de sus triunfos sociales.

De esta manera transcurrieron sus vidas, probablemente sin grandes dichas, pero también sin grandes penas.

En sus hijos se repartieron las características de estos dos tempera-mentos tan distintos el uno del otro: Juan Vicente y Juana fueron tranquilos y suaves como el padre, y María Antonia y Simón, impetuosos y ardientes como la madre.

Tal vez en los últimos estallaron las tendencias reprimidas en su vida por doña Concepción.

El menor nació el día 24 de julio de 1783, y fue bautizado con el nombre de Simón a solicitud de su padrino, el presbítero Félix Xerex y Aristeguieta, quien instituyó a favor del infante un valioso vínculo, que en el futuro daría crecida renta al favorecido.

Desde el momento de su nacimiento, el niño fue entregado, como lo sería durante su infancia, al cuidado de manos extrañas: doña Inés Manceba de Miyares primero, y finalmente la esclava negra Hipólita, fiel y abnegada servidora de la familia. Todo indica que el pequeño Simón no tuvo entonces los cuidados especiales que inspira el afecto maternal. La negra Hipólita fue la encargada de seguirlo en sus primeros movimientos y de enseñarle las primeras palabras.

La razón que justifica el alejamiento de doña Concepción de su hijo - la presentación de los primeros síntomas de la grave enfermedad del pecho que años después la llevaría a la tumba, no podía, sin embargo, ser entendida por quien habría de sufrir sus consecuencias: el pequeño Simón.

Durante su infancia este alejamiento le pareció siempre inexplicable, y un íntimo y doloroso reproche se clavó en su alma, arraigándose en ella tan profundamente que ni siquiera los años lograron borrarlo, como no borran las primeras impresiones, tan cercanas de la vida inconsciente.

A lo largo de su existencia será muy marcado el contraste entre el silencio que guardó Simón Bolívar sobre su madre y su solicitud y ternura al referirse a las mujeres que le acompañaron en sus años infantiles y actuaron como sus verdaderas madres: la negra Hipólita e Inés Manceba de Miyares.

La falta de los cuidados naturales de la madre fue compensada con creces por los mimos excesivos y amorosos de la esclava. No hubo capricho ni solicitud que ella no estuviera pronta a satisfacer, ni antojo en que no le diera gusto. Y esta circunstancia no careció de importancia para la formación del alma del futuro Libertador. Desde entonces se creyó con derecho a mandar y a ser obedecido; entendió la satisfacción de todos sus deseos como un hecho natural no sujeto a controversias.

El torrente impetuoso de las energías de una raza fuerte encontró en las facilidades y mimos de su infancia canales abiertos, en los cuales sus fuerzas vitales aprendieron a vivir vertiéndose hacia afuera, saboreando desde temprano los encantos del mundo exterior.

Su personalidad se desarrolló robustecida por un profundo sentimiento de optimismo, que sería decisivo en las singulares luchas de su vida excepcional.

Las crónicas alusivas a sus años infantiles abundan en anécdotas sobre los caprichos y singularidades del menor de los Bolívar; en ellas aparece como el niño voluntarioso y difícil de soportar, en la espera de que quienes le rodean se sometan a sus deseos so pena de despertar las intemperancias de su carácter.

El fallecimiento de don Juan Vicente, ocurrido en 1786, dejó en ma-nos de doña Concepción no sólo la responsabilidad de educar a sus hijos, sino la pesada tarea de administrar la fortuna familiar. Su salud, que en los últimos tiempos se había resentido notoriamente, empeoró con el nacimiento de su última hija, muerta al nacer. Posiblemente el peligro del contagio y el deseo de disciplinar el carácter voluntarioso de Simoncito la condujeron entonces a entregarlo a la custodia de don Miguel José Sariz, curador ad-litem del niño.

Era Miguel José Sanz hombre autoritario hosco v desde luego el menos apropiado para entender un carácter como el de Simón Bolívar. Entregado a las preocupaciones de su carrera judicial, aceptó sin entusiasmo el encargo de doña Concepción y frente al niño sólo se preocupó por inspirarle temor, con el fin de evitarse las molestias que le hacía temer la fama de que venía precedido. Por eso el traslado del niño de la amplia y alegre mansión de la Plaza de San Jacinto, en cuyos patios jugaba con sus hermanos y la negrita Matea, a la vetusta y por demás sombría residencia del licenciado no produjo ninguno de los buenos efectos que esperaban su madre y parientes.

Su alma prematuramente rebelde y demasiado segura de sí misma no tardó en amargar con sus caprichos la vida hasta el momento tranquila de don Miguel José. Cuentan las crónicas, por ejemplo, que, estando un día almorzando, trató con manifiesta impertinencia de mezclarse en la conversación que mantenía Sanz con sus convidados, lo cual indignó al licenciado, quien bruscamente le dijo: "Cállese usted y no abra la boca".

El niño dejó entonces de comer, lo cual obligó a Sanz a preguntarle:

-¿Por qué no comes?

-Porque usted me ha dicho que no abra la boca, le contestó con tranquila insolencia. Esta clase de escenas, repetidas frecuentemente, no tardaron en convencer al licenciado de la inutilidad de sus esfuerzos por modificar el carácter de su pupilo y le decidieron a devolver el niño a la madre, haciendo para desesperación de ella los peores pronósticos sobre su futuro. Doña Concepción, de acuerdo con don Feliciano Palacios, optó entonces por entregarlo a la dirección de los mejores maestros de Caracas, y en esta empresa se sucedieron el Padre Andújar, don Guillermo Pelgrón, el doctor Vides y don Andrés Bello.

Todos ellos se formaron la peor idea de su infantil discípulo, y coincidieron en creer que por su falta de atención, su continua nerviosidad -que le impedía estarse un momento quieto - y su carácter voluntarioso y reacio a someterse a cualquier método o disciplina, de aquel niño no podía esperarse nada bueno.




CAPÍTULO II

EL MAESTRO

El oficio que enseñarle quiero, es vivir. Convengo en que cuando salga de mis manos, no será ni magistrado, ni militar, ni clérigo; será, sí, primero, hombre, todo cuanto debe ser un hombre, y sabrá serlo, si fuere necesario, tan bien como el más aventajado; en balde la fortuna le mudará de lugar, que siempre él se encontrará en el suyo.” Juan Jacobo Rousseau.

─INFLUENCIA DE ROUSSEAU, SIMON RODRIGUEZ Y EL "EMILIO", ─LA EDUCACION COMO FORMA DE ACOMODAMIENTO A LA NATURALEZA ─EL EQUILIBRIO ENTRE LAS FACULTADES Y LAS ASPIRACIONES, LA CONQUISTA DE LA SEGURIDAD. ─REBELION CONTRA LA FAMILIA.

Don Andrés Bello, entonces muy joven, le juzgó con acerbía y sintió por él mal disimulada hostilidad, que ni aun los posteriores hechos gloriosos de su discípulo lograron borrar de su espíritu.

El alma humana tiende hacia la naturaleza, hacia el mundo exterior que la rodea, y si cuando todavía es débil ese mundo no le presenta resistencias serias, ella se ajusta con fácil espontaneidad a sus realidades; en cambio, si el mundo circundante le opone obstáculos superiores a sus nacientes energías, su debilidad le obliga a huir de la vida exterior para refugiarse en la intimidad de sí misma.

Sus movimientos son entonces expresiones de esa interiorización, sus imágenes reflejan no los problemas de una vida que se desenvuelve en contacto con la realidad, sino los de otra que intenta evadirse en el ensueño.

Las condiciones características del desenvolvimiento del alma de Simón Bolívar, y las facilidades y mimos que para suerte suya encuentra en los primeros años de su existencia, determinan su natural compenetración con el medio exterior y la tendencia de su alma a vivir dentro de los problemas y para los problemas de ese medio; en tal virtud, no se presentará en su desarrollo espiritual esa dramática interiorización que distingue a las almas atormentadas y las impulsa a querer resolver "hacia adentro", en sus propias meditaciones, los problemas que les plantea la vida.

Será este vivir con acomodos dentro de su ambiente vital la razón que en el porvenir le hará ver tan luminosamente sus problemas y moverse con éxito en los más complejos acontecimientos históricos.

En su copiosísima correspondencia hablará poco de su alma, de sus sentimientos, pero sus energías espirituales irradiarán hacia afuera, iluminando los enigmas y obstáculos del mundo exterior. Un carácter como el del joven Bolívar, seguro de merecérselo todo, estaba expuesto a recibir de la vida una amarga lección, antes de que su alma fuera lo suficientemente recia para que el choque no minara las bases mismas de su optimismo.

Para fortuna suya, cuando su madre y familiares miraban con alarma la inutilidad de los esfuerzos de los distintos preceptores a quienes habían confiado la tarea de comenzar su educación, espontáneamente se produjo el acercamiento del niño al hombre destinado a guiarlo con singular maestría en tiempos tan decisivos.

Entre los dependientes que ayudaban a don Feliciano Palacios a administrar la cuantiosa fortuna de la familia, figuraba con el cargo de escribiente don Simón Carreño, tratado por los Palacios con especiales consideraciones por su ilustración poco común. En la correspondencia de don Feliciano con su hermano Esteban, quien vivía en Madrid, se encuentran solicitudes para el envío de libros españoles y franceses con destino a Carreño.

Era don Simón Carreño un hombre prematuramente cínico por las amargas desgracias de su existencia. Desventurado desde su más tierna infancia, sus penas resonaron sobre su personalidad, propicia por herencia al desequilibrio, ahogando en ella toda semilla de alegría o de confianza.

Su mala suerte fue dejando en él la convicción de que todo era falso en la vida; que la bondad, la virtud y el amor habían sido destruidos para siempre por los malos instintos de los hombres.

La orientación de su alma por estas tenebrosas direcciones encontró ambiente propicio en aquellos tiempos, que, por ser de crisis para un sistema social, inclinaban a los hombres, y especialmente los desventurados, a atribuir sus penas a la organización política o a las costumbres de la época.

Su vida se desenvolvió sin afectos y sin otros objetivos que su propia amargura y sus profundos odios, uno de los cuales le llevó a abandonar el apellido Carreño, sustituyéndolo por Rodríguez. Pero un día, viajando por Francia, encontró un libro que habría de cambiar totalmente el rumbo de su existencia: el Emilio de Juan Jacobo Rousseau.

En sus magistrales páginas adivinó dónde empiezan los caminos que en la vida conducen al dolor y dónde los que en ella llevan a la felicidad. Su alma triste entrevió un objetivo para su inútil y pesada existencia: librar a otros de una mala educación; educar hombres para la felicidad, en cambio de harapos humanos destinados, como él, al dolor y al fracaso.

Nada tiene, pues, de extraño que en medio de las dificultades de su vida se encuentren por aquellos tiempos las huellas de sus esfuerzos por obtener de las autoridades españolas un cambio en los sistemas de enseñanza. De ellos constituye destacado ejemplo su Memorial al Ayuntamiento de Caracas, que tituló: Reflexiones sobre los defectos que vician la escuela de primeras letras de Caracas y medio de lograr su reforma por un nuevo establecimiento.

Nunca logró don Simón, sin embargo, que se le tomara en serio por las autoridades. Sus extravagancias y su lenguaje, que a fuerza de ser franco resultaba en la mayoría de los casos inconveniente, se encargaron de cerrarle todas las puertas. Como fruto de sus numerosas decepciones, Rodríguez no tardó en reducir sus aspiraciones a encontrar un niño no maleado todavía por una defectuosa educación, para aplicar en él la pedagogía descrita por Rousseau en el Emilio.

Y tal fue la oportunidad que le proporcionó su carácter de dependiente de los Palacios. Su proximidad a todos los miembros de la familia y la frecuencia de sus visitas, en ejercicio de sus funciones, a la casa de doña Concepción, le permitieron, sin quererlo ni proponérselo, acercarse inesperadamente al niño que serviría de Emilio a este Rousseau americano: Simón Bolívar.

Las relaciones entre los dos se facilitaron desde un principio, pues la naturaleza de la pedagogía roussoniano, tan cara a Rodríguez, constituía el mejor sistema para acercarse al alma altiva del pequeño Bolívar.

Uno de sus postulados fundamentales consistía, precisamente, en no atosigar a los niños de conocimientos intelectuales─ de matemáticas, idiomas, religión, etc.─ en dejarlos los primeros años de la vida entregados a sus propios impulsos para que esos impulsos se fueran adaptando naturalmente al medio ambiente, sin otras correcciones que las impuestas por ese mismo medio.

"El espíritu de estas reglas ─escribía Rousseau─ es dejar a los niños más verdadera libertad y menos imperio, permitirles que hagan más por sí propios, y exijan menos de los demás. Acostumbrándose así desde muy niños a regular sus deseos con sus fuerzas, poco sentirán la privación de lo que no está en sus manos conseguir".

En virtud de estos principios, don Simón poco habló al niño de las complicadas asignaturas que habían tratado de enseñarle sus eruditos maestros; más bien le interrogó sobre los juegos y deportes que le gustaban, sobre sus paseos, camaradas y diversiones, a todo lo cual él respondió con entusiasmo, creándose así entre los dos una sencilla amistad, que el tiempo fue transformando en sólido y recíproco afecto.

No en vano Rousseau, el ídolo de este extraño mentor, había escrito en su Emilio: "Ejercitad su cuerpo, sus órganos, sus sentidos, sus fuerzas; pero mantened ociosa su alma cuanto más tiempo fuere posible".

El hombre, esencialmente, es un compuesto de deseos y de faculta-des para satisfacerlos. Pero en él, a diferencia de los animales, el equilibrio entre los primeros y las segundas no se realiza automáticamente y siempre existe la posibilidad de que tal acoplamiento entre los unos y las otras no se produzca y se presenten entonces peligrosos desequilibrios de la personalidad. La educación ha sido, en la historia humana, el procedimiento escogido para lograr, con más o menos éxito, este equilibrio.

Para el efecto se han empleado varios sistemas. El más acostumbrado ha sido disminuir por procedimientos de índole espiritual los deseos, para que en todos los casos, por escasas que sean las facultades, las potencias del individuo puedan obtener lo que en esta forma parca se ambiciona.

Como este sistema ha tenido el inconveniente de no desarrollar debidamente las aptitudes del sujeto, se ha utilizado también el procedimiento contrario, destinado a desenvolver hasta el máximo las facultades del hombre, con la esperanza de que ellas, por grandes que sean sus deseos, puedan procurar su satisfacción, aunque subsista el peligro descrito por Rousseau:

"Si a la par crecieran nuestros deseos más que nuestras facultades nos tornaríamos más infelices".

Fundado el reconocimiento de estos hechos, el filósofo ginebrino llegó a concluir que la solución para ese problema fundamental de la vida humana estaba en procurar el desarrollo de las facultades del individuo sometiéndolo a vivir cerca de la naturaleza, para que el contacto continuo con ella estimulara, por una parte, el crecimiento espontáneo de sus facultades, y fijara, por la otra, en forma natural, límites a los deseos y anhelos del individuo.

"Mantened al niño ─escribía Rousseau─ en la sola dependencia de las cosas, y en los progresos de su educación seguiréis el orden de la naturaleza. Nunca presentéis a sus livianas voluntariedades obstáculos que no sean físicos, ni castigos que no procedan de sus mismas acciones; sin prohibirle que haga daño, basta con estorbárselo.

En vez de los preceptos de la ley, no debe seguir más que las lecciones de la experiencia o de la impotencia. Nada otorguéis a sus deseos porque lo pida, sino porque lo necesite; ni sepa, cuando obra él, qué cosa es obediencia, ni cuando por

él obran, qué cosa es imperio. Reconozca igualmente su libertad en sus acciones que en las vuestras.

Suplid la fuerza que le falta, justamente cuando fuere necesario para que sea libre, no imperioso; y aspire, recibiendo nuestros servicios, hechos con cierto género de desdén, a que llegue el tiempo que pueda no necesitarlos y tenga la honra de servirse de sí propio..."

Cuando cansados sus familiares de ensayar con el joven Bolívar preceptores y maestros resolvieron confiárselo a Rodríguez, sin vacilaciones inició éste su tarea, apartándolo de todo trabajo intelectual y procurando mantenerlo en contacto permanente con la naturaleza en cotidianas excursiones por los campos, durante las cuales le explicaba las más sencillas leyes naturales, le enseñaba a orientarse y lo sometía a recios ejercicios físicos para templar su cuerpo en duras y prolongadas faenas.

"Es necesario ─le decía hablando como Rousseau─ que para obedecerle al alma sea vigoroso el cuerpo".

Nada podía ser más agradable para el pequeño, porque este género de vida le mantenía en contacto con fenómenos nuevos y le permitía desenvolver las fuerzas de esa naturaleza suya, hiperactiva por herencia,

que necesitaba de continuo movimiento para librarse del exceso de energías y buscar el equilibrio funcional. La convivencia con Rodríguez hizo nacer en su alma juvenil admiración sin límites por su extraño maestro, y su voluntad soberbia, que había desesperado a todos sus preceptores, perdió sus aristas agudas y se acomodó con gusto a sus deseos, para sorpresa y satisfacción de sus familiares.

Tal era el curso de la vida de Simón Bolívar cuando murió doña Concepción, dejándolo huérfano a los nueve años, y, por voluntad de su abuelo y tutor, bajo la cercana vigilancia de Rodríguez.

Este abandonó entonces sus ocupaciones y se dedicó de lleno a su infantil discípulo. Convencido de la necesidad de mantenerlo cerca de la naturaleza, lo llevó a la hacienda de San Mateo donde habría de transcurrir una de las etapas más decisivas de la vida de Bolívar. Allí, con frecuencia le hacía levantarse al amanecer y luego emprendían prolongadas excursiones, durante las cuales tomaban muy poca alimenta-ción.

En los descansos obligados hablaba a su discípulo de los peligros de la naturaleza, de las reglas elementales de la higiene y le avanzaba conceptos sobre la Libertad, los Derechos del Hombre, o le leía trozos de las Vidas Paralelas de Plutarco, para estimular, con el ejemplo de la vida de los grandes hombres, los instintos de superación del niño.

Además, para completar su educación, y asesorado por los peones de la hacienda, le enseñó a montar a caballo, a manejar el lazo y a nadar. En estas actividades, Rodríguez no tardó en apreciar cómo la seguridad en sí mismo que se revelaba en el carácter del niño le facilitaba extraordinariamente todo aprendizaje, pues ella daba a sus acciones esa espontaneidad tan parecida a los actos instintivos.

Si los mimos de la negra Hipólita en su infancia comunicaron segu-ridad y ambición a su alma, la educación de Rodríguez desarrolló sus capacidades hasta el límite que le permitiría afrontar con éxito, en el futuro, las demandas de su espíritu ambicioso de realizar grandes empresas.

Este género de vida, sin embargo, no duró mucho tiempo. Hacia 1797 se descubrió en Caracas una conspiración contra el Estado, y la participación de Rodríguez en ella le obligó a salir del país, como fue el deseo de las autoridades españolas. La custodia del joven Bolívar vuelve entonces a manos de sus tíos, quienes no tardan en advertir en su carácter aristas agudas que les dificultan el ejercicio de su autoridad.

Surgen entre tíos y sobrino permanentes antagonismos, frecuentemente terminados en violentas escenas, que dejan para siempre en el alma de Bolívar, por su misma continuidad y aspereza, además de marcada antipatía por algunos miembros de su familia, una extremada susceptibilidad ante las apreciaciones de los demás sobre su conducta, susceptibilidad que le llevará con el tiempo a dar exagerada importancia a la opinión de las gentes y a sufrir increíblemente por cualquier crítica.

Perú de Lacroix, quien lo conoció ya en su madurez, decía de él:

"Es amante de la discusión; domina en ella por la superioridad de su espíritu; pero se muestra demasiado absoluto y no es bastante tolerante con los que le contradicen... La crítica de sus hechos le irrita; la calumnia contra su persona le afecta vivamente, y nadie es más amante de su reputación que el Libertador de la suya".

Deseosos don Feliciano y don Carlos Palacios de librarse de las molestias que les aparejaba la proximidad de su sobrino y resueltos también a domar su acerada voluntad, le hicieron ingresar en las Milicias de los Valles de Aragua, cuerpo aristocrático fundado por don Juan Bolívar. Esta primera etapa de su vida militar se desliza tranquilamente.

La fortaleza física adquirida durante el tiempo en que estuvo dirigido por Rodríguez le facilita extraordinariamente sus tareas, y rápidos progresos en la carrera de las armas le colocan pronto, a pesar de su corta edad, a la cabeza de sus compañeros, aunque su carácter altivo y dominante le torna incómodo para sus superiores, quienes sólo lo toleran por la idoneidad con que ejecuta las misiones que le encomiendan.

Un año después, el joven recibe el grado de subteniente y abandona el regimiento para encaminarse a Caracas a lucir su lujoso uniforme de oficial. El género de vida que ha llevado ha hecho de él hombre tempranamente. Su cuerpo es pequeño pero bien constituido, resistente y musculoso. En su rostro de líneas muy definidas, largas y a veces duras, se distingue su sonrisa siempre simpática, que deja entrever sus dientes blanquísimos, su frente amplia, sobre la cual caen algunos rizos de su rebelde cabellera, y sus ojos negros y profundos, cuya mirada a veces imperiosa y en otras de suavidad insinuante, da carácter singular a su persona.

A partir de este momento, el joven Bolívar comienza su vida social, su contacto con el extenso círculo de relaciones de su familia. En esta nueva fase de su existencia realiza inolvidables descubrimientos, porque en ella tiene la oportunidad de conocer los móviles, grandes y pequeños, que en la vida ordinaria guían la actividad de los hombres.

Envidias, resistencias, disimulos, pueriles vanidades, todo ese sub-fondo de hilos ocultos que, bajo apariencias de la cordialidad o las buenas maneras, tejen la trama de la convivencia humana, van emergiendo ante sus ojos un tanto sorprendidos y dejando en su espíritu, esas rasgad ras que tarde o temprano ensombrecen el panorama optimista de la juventud.

Las pasiones que configuraban su personalidad eran demasiado volcánicas para que en el primer contacto con su medio social pudiera limitar

se a mirarlo como espectador; por el contrario, ellas muy pronto le impondrían un papel de actor en él, y con esa impetuosidad que constituía una de las modalidades de su temperamento, no tardará en mezclarse en su trama, hasta que, herido inesperadamente, verá emerger entre las tenues neblinas de sus ideales juveniles las duras rocas de la realidad.

Las viejas crónicas nos hablan, sin abundar en detalles, del idilio de Bolívar con una de las hermanas Aristeguieta y de la rápida terminación de sus relaciones con esta joven que le ganaba en edad y en experiencia. Ellas nos permiten presentir la huellan de uno de esos fracasos sentimentales, tan frecuentes cuando entran en contacto almas que ya han alcanzado un ponderado equilibrio entre lo que piden a la realidad y lo que confían a los sueños, con aquéllas otras que, a fuerza de ignorar la realidad, la embellecen demasiado.

En este primer idilio, el joven Bolívar va a actuar tal como se lo pedía su naturaleza, inclinada hacia un profundo sentimentalismo; en esa hora triunfaban en él esas ansias de dulzura en las cuales las fuerzas del instinto, al encontrarse con las costumbres e ideales de su época, se habían refugiado vacilantes. Por eso la orientación de su personalidad hacia el amor se presenta acompañada de un huracanado romanticismo.

Su idilio con esta joven, cuya belleza destacan las crónicas, se termina dolorosamente para él, pues, conducido por corrientes de ensueño, falta en esta ocasión a su ademán de enamorado esa llamada inequívoca al instinto, sin la cual la personalidad afectiva de la mujer permanece indiferente. Con el transcurso de los días se hace más notorio el contraste entre la simpatía que les acercó en el primer momento y la dificultad de sus relaciones posteriores, en las cuales parece interponerse un vacío que ninguno de los dos acierta a llenar.

Las preferencias que por otros no tarda en demostrar la joven ponen término a estas relaciones, que sólo existieron en las apariencias. Comienza así para el joven una dolorosa inquisición sobre las razones de su fracaso.




CAPÍTULO III

LA METROPOLI LEGENDARIA

Pretendéis que yo me inclino menos a los placeres que al fausto; convengo en ello, porque me parece que el fausto tiene un falso aire de gloria”. Simón Bolívar.

─RESPONSABLE DE SU PROPIO DESTINO. ─PRIMERA VISION DE ESPAÑA. VIDA CORTESANA. LOS FAVORITOS DE MARIA LUISA. ─EL MARQUES DE USTARIZ. EL PRIMER AMOR. PARIS. ─LA GESTA NAPOLEONICA DESCUBRE ANTE BOLÍVAR LA AMBICION DE GLORIA. ─IDILIO EN EL MAR. MUERTE DE MARIA TERESA.

Su alma optimista ha sufrido su primera herida y de su dolor emergen espontáneamente las primeras dudas sobre sí mismo. Entonces hacen crisis en su espíritu las fuerzas sentimentales cuya exuberancia le había conducido a este corto espejismo de amor, y una tremenda obsesión de placeres, de aventuras, de vida intensa le domina.

Todo quiere saborearlo pero nada le detiene mucho tiempo, y su sensualidad tempestuosa, en rebelión contra todo sentimentalismo, se desencadena, llevándole a extremos que hacen más ásperas sus relaciones con sus tíos y a altivas reivindicaciones de una libertad a la que se cree con derecho, pues para ejercerla cuenta con sus propios bienes.

Don Feliciano y don Carlos resuelven entonces acceder a antiguas peticiones suyas y enviarlo a España, recomendándoselo a don Esteban Palacios, residente en Madrid. Don Carlos toma las providencias para asegurarle el envío a la península de una pensión que le permita mantenerse allí, sin lujos desde luego, pues tanto él como don Feliciano consideraban necesario medir los gastos, para ellos ya excesivos, de su alegre sobrino.

"Es necesario contenerlo - le escribía don Carlos a Esteban - como te he dicho; lo uno porque se enseñará a gastar sin regla ni economía, y lo otro, porque no tiene tanto caudal como se imagina él y aun tú mismo, que no tienes conocimiento de él...

Pero como quiera que tú eres un hombre que por tu situación te debe faltar el tiempo, por mucho que lo aproveches, es necesario que por atender a él, no perjudiques a tus intereses; así es que es preciso hablarle gordo, o ponerlo en un colegio si no se porta con aquel juicio y aplicación que es debido..."

El 18 de enero de 1799, a bordo del San Ildefonso, Bolívar partía en dirección a España. Por primera vez se sentía dueño y responsable de su destino; ni tutores, ni parientes, ni maestros estaban a su lado para aconsejarle. Sin embargo, esta nueva situación no le arredraba, pues una íntima fogosidad colmaba su espíritu, mientras la quilla del San Ildefonso hendía las olas del Caribe, alejándose rápidamente de las costas venezolanas.

Para evitar la persecución de los piratas ingleses, que por aquellos días sitiaban a La Habana, el San Ildefonso hizo rumbo a Veracruz, donde debía reunirse con un convoy que, escoltado por fragatas de guerra, se preparaba allí para emprender viaje en dirección a España. En el transcurso de la monótona travesía, el capitán del buque, don José Borja, gran amigo de la familia de Bolívar, tuvo ocasión de intimar con nuestro joven y desde el primer momento sintió gran simpatía por él. Sus maneras desenvueltas, sus graciosos decires y el brillo de su inteligencia impresionaron al capitán, quien, a diferencia de todos los que trataron a Bolívar en esas épocas, le auguró brillante porvenir.

El 2 de febrero, el San Ildefonso echó anclas en el puerto de Veracruz y se preparó a esperar allí el fin del combate que se libraba en La Habana. Bolívar resolvió aprovechar la espera para conocer la capital del Virreinato de Nueva España y, autorizado por el capitán, tomó la posta para la ciudad de México. Allí fue recibido por el oídor Aguirre, influyente personaje del Virreinato y amigo de la familia Bolívar, en cuya casa se hospedó.

El oidor, deseoso de atender a quien traía obligantes cartas de recomendación, se dedicó a enseñar a su huésped lo que había digno de conocer en la gran metrópoli.

El lujo de sus palacios, la suntuosidad de sus catedrales, la esplendidez y riqueza de su aristocracia, gustaron al criollo venezolano, pero no llegaron a intimidarle. La soberbia seguridad de su alma bien pronto le permitió comportarse dentro de ese nuevo ambiente como si en él hubiera vivido siempre.

Y si bien es verdad que por aquellos días escribía a su tío Pedro una carta plagada de faltas de ortografía, inexplicables aun en alumnos de escuela primaria, allí, ante la vida, frente a la más soberbia nobleza americana, se desenvolvió con tranquila dignidad, de igual a igual con los grandes de América.

Después de permanecer una semana en México, Bolívar regresó a Veracruz, de donde continuó su viaje para España. El 5 de mayo el San Ildefonso arribó al puerto de Santoña y el joven se encaminó a Bilbao para tomar la diligencia que le conduciría al pueblecito de Bolívar, parte de la Anteiglesia de Cenarruza, en el cual siglos atrás habitaron sus mayores.

Una profunda emoción le dominaba cuando se iba acercando a los sitios que, según las crónicas de la familia, habían sido teatro de las hazañas de sus antepasados y en los cuales debían existir las ruinas del antiguo castillo de los Bolívar, con su gran torre de piedra y su noble escudo de armas. Para asombro suyo, encontró algo muy distinto de lo que esperaba.

El cielo estaba triste, el tiempo lluvioso, y en las riberas del río existía una pobre aldea, de unas veinte casas, y en sus proximidades una vieja casona medio derruida, cerca de la cual se levantaba un antiguo molino. Nada de esto dejaba entrever el esplendor y gloria que iba buscando. La calma brumosa de la provincia, la aridez del paisaje y la pobreza de las ruinas impresionaron dolorosamente su orgullo de criollo americano, deseoso de exhibir un solar antiguo y una tradición familiar espléndida y gloriosa.

¡Qué humildes restos de lo que había sido glorioso, según los relatos de sus padres y sus tíos! Incómodamente alojado en la aldea vecina, no tardó en decidirse a abandonar esos parajes que le entristecían y se encaminó a la capital de España.

"En los últimos días de junio - dice José Gómez de la Serna - entraba Bolívar en Madrid por la serpenteante y empinada cuesta de La Vega, muy bien impresionado del aspecto de la ciudad y del claro y limpio cielo. Siguió la posta por la calle Mayor hasta la Puerta del Sol, en donde detrás del edificio de Correos estaba la Real Casa de Postas, que era el término del viaje, Bolívar dejó sus valijas en un arcón con sus ropas en Correos y se dirigió a la casa de su tío carnal, don Esteban Palacios".

Era don Esteban hombre simpático, hábil cortesano y empedernido amigo de aquellas posiciones desde las cuales se puede gozar mucho sin hacer mayor cosa. Tal era lo que había logrado obtener por esta época en Madrid, después de largas y siempre infructuosas gestiones para obtener el marquesado de San Luis, reclamado inútilmente por los Bolívar. Acogiéndose a la amistad de Manuel Mallo, favorito de la reina María Luisa, gozaba de los favores dispensados al valido y, a pesar de su poca idoneidad, desempeñaba el cargo bien remunerado de ministro del Tribunal de la Contaduría Mayor, cuyo sueldo le permitía vivir sin estrecheces.

Manuel Mallo, nacido en Popayán, había emigrado a España en busca de fortuna, y en su espera ingresó en Madrid a los Guardias de Corps; bien parecido, simpático y audaz, aunque sin mayor talento, tuvo un día la suerte de agradar a la reina española, a María Luisa de Parma, ejemplar decadente de una vieja familia real, en quien antiguas taras habíanse cristalizado en un recrudecimiento de la sexualidad.

Prematuramente envejecida, su vida nada ejemplar había tomado aspectos cada vez menos dignos, pues al tiempo que disminuían sus encantos y su cuerpo engordaba, buscaba con mayor ardor los placeres, llegando por este camino a extremos poco dignos para la reina y para la mujer. Zinoviev, embajador de Rusia en Madrid, la describía así a su gobierno:

"Partos repetidos, indisposiciones y, acaso, un germen de enfermedad hereditaria la habían marchitado por completo: el tinte amarillo de la tez y la pérdida de los dientes fueron golpe mortal para su belleza".

Grandes eran las calamidades que sufría entonces el pueblo español; pero entre ellas no eran las menores tener un rey incapaz como Carlos IV, verdadero "déspota ilustrado" a la francesa, y una reina como María Luisa. Las crónicas de la época abundan en anécdotas nada edificantes sobre la vida íntima de la soberana, en las cuales desfilan desde los simples soldados de la Guardia, hasta Manuel Godoy, primer ministro del reino.

Godoy, hombre de carácter débil pero de agudo talento, habíase aprovechado de la liviandad de la soberana para obtener el favor de una posición eminente, desde la cual trataba de defender a su patria de los peligros internos y externos que la amenazaban. Su labor, sin embargo, era poco eficaz, porque la corrupción en que se movía hacía imposible toda empresa encaminada a defender a su patria de las grandes potencias que entonces se disputaban el dominio del mundo.

Entre la disimulada capacidad del naciente imperialismo inglés y las ambiciones de predominio político de Napoleón, España sufría derrota tras derrota y en su cuerpo se hundían, llevándose siempre algún sangrante pedazo, las garras de esos dos implacables conquistadores.

Con su espíritu nacional en decadencia e impreparada para desenvolverse en un mundo donde los hechos económicos comenzaban a tener carácter decisivo, veía avanzar el fantasma de una revolución que sería mortal para ella, reduciendo su política a infructuosos ensayos para acomodarse pasivamente a las nuevas situaciones, sin lograrlo.

Dados los escasos atractivos físicos de la reina, es de suponer que Godoy no desempeñara su papel con mucho agrado y mirara con indiferencia que otros le reemplazaran en los favores de su real amante.

Tal era el caso de Mallo, con quien Godoy no simpatizaba, pero cuyos amores con María Luisa no incomodaban al ministro, porque al librar-lo, así fuera ocasionalmente, de sus desagradables obligaciones, le permitía atender los negocios del Estado.

Manuel Mallo comprendió desde el primer momento el carácter de la reina y resolvió sacar de él todo el partido posible. Incapaz de ayudar a los monarcas en los problemas del Estado ─como lo hacía Godoy─ prefirió deslumbrar con sus atractivos a la sensual soberana.

"Godoy ─dice Carlos Pereyra─ es un personaje histórico, que no sale todavía de los confines de la anécdota, y Mallo, un personaje anecdótico que nunca podrá tener historia porque sólo existió como figurante".

Así llegó a ser más que un simple capricho de la soberana; le inspiró una pasión morbosa, de esas que sólo nacen en las naturalezas hastiadas de todos los abusos.

Prendada de él, la reina lo colmó de honores y prebendas y lo instaló en cómoda mansión cercana a Palacio. Naturalmente, las causas de este inesperado enaltecimiento sólo fueron desconocidas para el rey engañado; los cortesanos las adivinaron, y los unos por envidia y los otros por desdén, rechazaron todo contacto con el advenedizo, encumbrado por tan dudosos procedimientos. Mallo se quedó solo a pesar de su poder y se vio obligado a rodearse de los americanos residentes en Madrid, quienes vieron en su influencia camino seguro para mejorar su posición y formaron alrededor del favorito una especie de corte, que a él, agradaba mucho.

Tal era el caso de Esteban Palacios, quien debía su empleo a las influencias de Mallo y vivía en la propia casa del valido, disfrutando a su lado de los favores reales. Simón Bolívar llegó a Madrid cuando Mallo estaba en sus mejores tiempos.

Este, favorablemente inclinado a todos los americanos, lo recibió con simpatía, lo alojó en su casa como a don Esteban y anunció que ex-tendería la generosidad de sus mercedes al sobrino de su querido amigo. En un principio, tentado por la curiosidad, Bolívar siguió los pasos a Mallo y don Esteban en la Corte madrileña, pero cuanto más avanzaba por este camino, mayor era la sensación de repugnancia de su naturaleza recta ante el ejemplo de tanta humillación y bajeza.

Enseñado a la austera altivez de costumbres de los nobles americanos, se le dificultaba vivir en esa sociedad decadente, en la cual todos los valores parecían invertidos, donde las cosas que él había aprendido a respetar ─empezando por la majestad real─ estaban por el suelo, confundidas con el lodo de todas las irreverencias.

Pero la inevitable proximidad de don Esteban a Mallo no le dejó otro recurso que disimular sus escrúpulos y obrar como actor en las farsas cortesanas. Sin mucho entusiasmo en los primeros días y con complaciente resignación después, vemos al joven Bolívar fraternizar con los americanos en las fiestas ofrecidas por el favorito en su casa, que después de abundantes libaciones terminaban en desenfrenadas orgías.

En esta vida fácil y placentera, no faltaron a Bolívar las sombras de dificultades económicas. Perdido por España el dominio de los mares, el gobierno peninsular se vio obligado a organizar el comercio colonial en forma de convoyes, que escoltados por fragatas de guerra hacían sus viajes de ida y de regreso dos veces al año en un principio y solamente una en los últimos tiempos.

Este sistema creó grandes dificultades tanto a los exportadores de las colonias, quienes tenían que almacenar sus productos muchas veces durante largos meses, como a los americanos residentes en España, obligados a esperar la llegada, siempre con retraso, de los barcos que llevaban los frutos de sus haciendas, cuya venta les permitía atender a sus gastos ordinarios. Tal era el caso de Simón Bolívar.

Como su pensión estaba representada en cacao de sus plantaciones, las demoras acarreadas por los peligros del viaje y el retraso en los embarques determinaron frecuentemente la absoluta falta de los fondos necesarios para su manutención.

En la correspondencia entre tíos y sobrino pueden apreciarse los apuros de Bolívar y su obligado trato con los prestamistas y usureros, apuros que al parecer no inquietaban tanto como él lo deseaba a don Carlos, más interesado en obtener que el joven le librara de la rendición legal de cuentas por la administración de sus bienes que por sacarlo de sus afanes económicos en España. Estas dificultades se agravaron cuando después de accidentado viaje llegó a Madrid don Pedro Palacios, quien, halagado por las noticias sobre la buena situación de don Esteban en España, se había resuelto a buscar fortuna al lado de sus parientes.

Como la influencia oficial de Mallo, por su escasa capacidad para los negocios públicos, no iba más allá de lo necesario para conservar el tranquilo usufructo de las comodidades proporcionadas por María Luisa ─su casa, buen servicio, lujosos atuendos y vistosos carruajes─ la llegada de este nuevo miembro de la familia a Aranjuez obligó a los Bolívar, por delicadeza, a no aceptar por más tiempo la hospitalidad del favorito y a tomar una casa en la calle de los Jardines, cuyos gastos de montaje fueron costeados gracias a un préstamo que les facilitó don Pantaleón Echavarría en forma generosa y amplia.

Ello no significó, sin embargo, que los Bolívar renunciaran a disfrutar al lado de Mallo de las ventajas propias de su privilegiada posición.

Como miembros del grupo de americanos que le acompañaba a to-das partes, continuaron gozando de las relaciones cortesanas de aquél y viendo abrirse ante ellos puertas que de otra manera hubieran encontrado siempre vedadas. Entre las ventajas logradas por influencias de Mallo, no fue la menor la presentación de Simón Bolívar a la reina y su ingreso en los círculos cortesanos por graciosa concesión de la soberana.

La accidentada vida que en los últimos tiempos ha llevado Bolívar en Madrid, en la cual ha tenido abundantes oportunidades para conocer los refinamientos de una sociedad culta aunque en decadencia, contribuyó sin duda a destacar en él todos los flacos de su formación intelectual, que, aun disimulados por su natural desenvoltura, no dejaron de suscitarle graves preocupaciones.

Ellas le llevaron a tomar una seria decisión. Se separó de sus tíos y de Mallo e instalose en una casa de respetable apariencia, situada en la calle de Atocha. Allí se acordó de un hombre a quien había conocido en el curso de su vida cortesana y de cuya sabiduría se dio cuenta desde el primer momento: el marqués de Ustáriz. Y resuelto a aprender seriamente lo mucho que ignoraba, no vaciló en solicitar su ayuda. Era el de Ustáriz, hidalgo criollo caraqueño, de espíritu noble y bondadoso.

Muchas lecturas y largas meditaciones le habían dotado de una sólida instrucción filosófica, y dueño de fortuna considerable, vivía dignamente y gustaba rodearse de los hombres más cultivados de Madrid, que frecuentemente se reunían en su casa en elegantes veladas literarias.

Su cultura empapada en las ideas de la Enciclopedia, tan de moda entonces en España, tenía la más auténtica estirpe liberal; a la vez que creía ciegamente en el "progreso indefinido" que traerían a la humanidad las ideas del siglo de la Ilustración, consideraba necio prejuicio la herencia cultural de la España imperial y católica. El marqués era digno contemporáneo de los ministros que con tan poca fortuna trataron de liberalizar a España: De Floridablanca, Aranda y Jovellanos.

Ustáriz recibió amablemente a Bolívar, con cuya familia había tenido antigua y no olvidada amistad a más de un lejano parentesco; y el sincero deseo que demostró el joven por perfeccionar sus conocimientos inspiró simpatía al anciano, quien aceptó dedicar parte de su tiempo libre a guiar por los caminos del conocimiento su brillante pero poco cultivada inteligencia.

La vida de Bolívar comienza así a desarrollarse sobre carriles distintos. Adecuadamente distribuye su tiempo para atender las lecciones de los maestros contratados por consejo del marqués; matemáticas, literatura, historia, filosofía y lenguas vivas son las primeras asignaturas que se pro-pone dominar, con empeño que admira a Ustáriz, quien no reconoce en su discípulo al compañero de diversiones de Mallo. Encerrado en sus habitaciones de la calle de Atocha o en la grande y mal alumbrada biblioteca del marqués, lee con avidez, tal vez sin asimilar mucho en un principio, pero al fin y al cabo preparando su inteligencia para el noble ejercicio de las ideas, para el trato activo con los grandes problemas del espíritu.

Toma también, para variar un poco y por ejercitar sus músculos, clases de danza y de esgrima, y por las tardes, en su lujosa calesa, experimenta la fruición de dominar el impetuoso tiro entre la multitud alegre y elegante que transita por el Paseo del Prado. En la casa del marqués de Ustáriz, oyó Bolívar exponer con entusiasmo las ideas de la revolución francesa, escuchó la defensa de la masonería o la condenación de los Jesuitas, y sus sencillos principios de conducta estuvieron a punto de naufragar.

Fue allí también donde sucedería el acontecimiento que modificaría su vida, le haría regresar a las antiguas y sanas costumbres de los criollos americanos y reviviría en él esos hábitos e ideas que la sociedad madrileña consideraba necios prejuicios. Este acontecimiento tuvo el nombre de una mujer, al parecer nada extraordinaria.

Bolívar conoció a María Teresa Rodríguez y Alaiza, hija de don Ver-nardo Rodríguez del Toro, rico criollo caraqueño como él, en una tarde que cansado de vagar por Madrid, resolvió entrar en casa de Ustáriz para escuchar las conversaciones de sus invitados.

María Teresa, huérfana de madre, fue cuidadosamente apartada del mundo por los continuos cuidados y escrúpulos de su padre. Las grandes, lujosas pero oscuras, habitaciones reemplazaron para ella el sol y el aire; las lecturas piadosas y la música fueron sus únicos ejercicios y diversiones, y el trato con los respetables amigos de don Bernardo, todas sus amistades sociales. Su figura distinguida, pero de una palidez enfermiza, inspiraba una honda ternura, y sus ojos negros, profundos y tristes, hablaban de esa alma soñadora que, en su vida silenciosa y sin emociones, tejía con los hilos delicados de sus anhelos y de sus ignorancias sueños interminables de ilusión. Como todos los seres que han dejado transcurrir su existencia lejos de la vida, tenía de ella un concepto maravilloso e ideal.

El mundo, el amor, las fiestas, le parecían un paraíso donde todo era noble, puro y feliz. Su alma estaba preparada para entregarse totalmente a quien, con el prestigio de ese mundo desconocido y fantástico, le hablara a sus ensueños, en los que bullían idealizados los anhelos de su naturaleza femenina largamente silenciada.

Y así llegó Bolívar hasta ella. Sus aventuras en la Corte y su fama de mundano y galante ya se habían comentado, aunque muy discretamente, tanto en la casa del marqués de Ustáriz como en la de don Bernardo.

El joven no le era del todo desconocido y tal vez allá en la intimidad de sus pensamientos le había admirado y se había anticipado a imaginar el encanto de tenerlo a su lado. Bolívar no encontró, por tanto, ninguna dificultad en su trato con María Teresa.

Acomodados en uno de los rincones del gran salón de recibo, mientras el marqués y sus invitados discutían sobre política los unos y jugaban al ajedrez los otros, se fueron entregando al encanto de las confidencias, al tiempo que la tarde iba oscureciéndose y la habitación quedaba iluminada únicamente por las llamas de la gran chimenea central y algunos candelabros colocados en las mesas de juego. Aquella tarde fue definitiva en la vida de Bolívar.

Cuando salió de la casa de Ustáriz, las grandes indecisiones que combatían en su alma y el vacío espiritual que les servía de fondo habían sido superados por el encanto de una ilusión. Las crónicas que hablan de su idilio con María Teresa coinciden en resaltar la premura con la cual Bolívar la solicitó en matrimonio, y los obstáculos que por esta razón opuso don

Bernardo al enlace. Verdaderamente asombrado quedó el anciano cuando, a los pocos días de conocerse los jóvenes, supo que el caraqueño se empeñaba en casarse inmediatamente.

Aunque este matrimonio por su aspecto social le parecía muy ventajoso, no dejó de preocuparle tanto la rapidez con que deseaba Bolívar se efectuara, como la misma juventud del pretendiente.

Posiblemente por esta razón, poco tiempo después de iniciado el idilio, don Bernardo arregló viaje con su hija para Bilbao, con la intención de huir de los desagradables calores del verano, según manifestó a Bolívar, pero también para someter a la prueba de la ausencia la precipitada decisión del joven.

La partida de María Teresa, cuyos dulces encantos habían encadenado el corazón de Bolívar, determinó su regreso al lado de don Pedro Palacios, y con pena pudo comprobar entonces cómo habían cambiado las cosas desde los días en que al lado de Mallo frecuentaba la Corte. El regreso de Bolívar al lado de sus parientes coincidió, como bien pronto pudo advertirlo, con el completo eclipse de la buena estrella que había acompañado a

Mallo en Madrid. El entusiasmo inicial de la voluble sensualidad de la reina había pasado, y el valido americano descubría todos los días que las ventajas y prebendas con que se le colmó en mejores épocas se restringían ahora con la misma premura con que se le otorgaron.

Falto de la inteligencia de Godoy y de su prestigio de estadista, Mallo no encontró otro medio para defender su discutible posición que el muy infortunado de amenazar a su real amante con la publicación de sus cartas de amor. Al saberlo, la reina recurrió a Godoy, quien, encantado de poder librarse de un rival cuya influencia había comenzado a temer, ordenó a la policía detener a Mallo y a sus posibles cómplices. Este logró ocultarse oportunamente, pero don Esteban Palacios fue sorprendido y apresado sin contemplaciones. El mismo Bolívar no tardaría en sufrir las consecuencias del infortunio que había caído sobre el favorito en desgracia.

Según su costumbre, todas las mañanas iba a unas antiguas caballerizas en las cuales tenía su caballo, y de allí, luciendo los bríos y la estampa del bello animal, se dirigía a los paseos más concurridos de Madrid, o a las afueras de la ciudad. Una mañana, cuando transitaba tranquilamente bajo el arco de la Puerta de Toledo, se encontró de repente con un pelotón de Guardias del Resguardo, cuyo jefe, en actitud agresiva, le ordenó detenerse.

Obedeciendo Bolívar el inesperado mandato, detuvo bruscamente su caballo, que lleno de impaciencia comenzó a caracolear y a tascar el freno.

El jefe, con idéntico tono, mandó entonces a sus hombres registrarle, cosa que éstos intentaron realizar, comenzando por apoderarse de las bridas. Bolívar tiró de las riendas, obligando al bruto a encabritarse y, desenvainando la espada, avanzó amenazante sobre los guardianes, gritando enfurecido que a un oficial no le podían registrar oscuros esbirros.

El jefe comprendió que la cosa iba en serio, tal era la indignación que se reflejaba en el rostro del caraqueño, y trató de explicar su actitud ufanándose de tener instrucciones superiores de registrarle porque a pesar de las Ordenanzas Reales, que prohibían el uso de brillantes, Bolívar los llevaba en los lujosos encajes de sus puños.


Continue reading this ebook at Smashwords.
Purchase this book or download sample versions for your ebook reader.
(Pages 1-36 show above.)